Investigan a Mike Pompeo por el polémico discurso que brindó en Jerusalén durante la Convención Republicana

Según denuncian referentes demócratas, el secretario de Estado violó una normativa que impide pronunciar un mensaje electoral desde el exterior y otra que prohíbe mezclar funciones oficiales con actividades partidarias.

Mike Pompeo fue una de las figuras centrales de la segunda jornada de la Convención Republicana, que tuvo además a Melania Trump y fugaces apariciones del vicepresidente Mike Pence y el presidente Donald Trump.

El secretario de Estado brindó un discurso que ya se sabía que iba a ser controvertido en la previa, cuando se anunció que el mismo estaría dirigido a través de un video desde Jerusalén, adonde había viajado por una misión oficial.

Justamente, una de las polémicas centrales fue que -según denuncian los demócratas- violó una normativa que impide mezclar actos partidarios con actividades oficiales, algo que ya había generado debate la semana pasada cuando Trump anunció que brindaría su discurso central de la convención desde la Casa Blanca.

Consciente de que su discurso traería consecuencias, el líder de la diplomacia estadounidense hizo todo lo posible por correrse de su rol oficial y comenzó su pronunciamiento afirmando que hablaba a título personal, “como esposo de Susan y padre de Nick”.

Esto no evitó que Joaquín Castro, un congresista demócrata, afirme este miércoles que avanzará en una investigación sobre el discurso de Pompeo, debido a que considera “absolutamente inaceptable que un secretario de Estado de los Estados Unidos en funciones utilice actividades oficiales para participar en una convención de un partido político”.

“Es el principal diplomático de Estados Unidos y viajó a Jerusalén con dinero de los contribuyentes estadounidenses”, fustigó, y destacó que la acción de Pompeo “es parte de un patrón de politización de la política exterior de Estados Unidos que socava la posición del país en el mundo”.

“El pueblo estadounidense merece una investigación completa”, exigió el representante, en una misiva que fue dirigida al subsecretario de Estado Stephen Biegun -el segundo al mando tras Pompeo en esa cartera- en la que le pide que brinde explicaciones antes del 1º de septiembre.

Además, los demócratas también criticaron a Pompeo porque brindó el discurso en Jerusalén, con la histórica Ciudad Vieja de fondo, pese a que un propio memorándum de Pompeo de hace un mes impide que los funcionarios del Departamento de Estado realicen actos proselitistas en el exterior.

“Para evitar cualquier confusión o malentendido, la vieja política del departamento es que los empleados estadounidenses y sus familias no se dediquen a actividades políticas partidistas mientras trabajen en el extranjero, incluso en su tiempo libre”, había escrito Pompeo en ese entonces.

Translate »