Graves enfrentamientos en todo Pensilvania debido al uso de fuegos artificiales

Foto: Visit Philadelphia

Muchas personas se molestaron con lo que consideraron un abuso de la pirotecnia durante los festejos por Día de la Independencia. Hubo amenazas con machetes y disparos con escopetas y armas largas en todo el estado.

El uso masivo de fuegos artificiales durante las celebraciones del Día de la Independencia no es una novedad, pero su utilización genera cada vez más resistencia en algunos sectores. Así parecen indicarlo las recientes leyes aprobadas en distintos estados del país, que prohíben la pirotecnia debido al efecto nocivo que ocasionan en animales y personas con autismo, por ejemplo.

El estado de Pensilvania no es ajeno a esa situación, debido a que el martes pasado el Senado estatal aprobó una medida que autoriza a los municipios a prohibir la utilización de fuegos artificiales.

Sin embargo, ante la falta de leyes que regulen esa situación durante el pasado fin de semana, varias personas en todo el estado que se encuentran en contra de la pirotecnia intentaron hacer justicia por mano propia y generaron graves enfrentamientos con quienes festejaban un nuevo aniversario de la Independencia con mucho ruido y luces.

En Lehigh Valley, por ejemplo, un hombre en la localidad de Hanover -al norte de Allentown y Bethlehem- amenazó a sus vecinos con un machete para que dejen de encender fuegos artificiales, y fue imputado por amenazas terroristas y otros cargos que lo obligaron a pagar una fianza de 5 mil dólares para salir en libertad.

Lo curioso es que fue él mismo quien dio aviso a la Policía, ya que llamó a las autoridades para indicarles que si no se tomaba en serio su queja formal por el abuso en la utilización de la pirotecnia, “se encargaría él mismo”, según informaron los efectivos.

Afortunadamente, la cuestión no pasó a mayores, aunque quienes encendieron la pirotecnia aseguraron que el hombre -identificado como Francis Coleman- desenfundó su machete y los amenazó durante varios minutos con el mismo en la mano, algo que fue admitido por el propio agresor, quien indicó que su intención era solo “asustarlos”.

El caso de Lehigh Valley no fue el único ni el más grave que ocurrió en todo el estado, ya que en distintas partes se registraron incidentes con armas de fuego, que no acabaron con muertos ni heridos de milagro.

En el condado de Schuylkill -al noroeste del Lehigh Valley- se registraron dos incidentes a poco más de 100 kilómetros de distancia. En Rush, una mujer disparó a sus vecinos con un arma larga por su desacuerdo con el uso de la pirotecnia, mientras que en McAdoo otra mujer hizo lo mismo con una escopeta. Ambas fueron detenidas y luego liberadas bajo fianza.

Translate »