Gobierno de Pensilvania cierra 40 restaurantes por incumplimiento de la orden de mitigación contra el COVID-19

Foto: Courier Times/ MICHELE HADDON

La Oficina de Seguridad Alimentaria emitió 180 advertencias por violar la prohibición de comer en interiores y 40 establecimientos fueron cerrados al confirmarse que estaban infringiendo la orden.

El Departamento de Agricultura de Pensilvania ordenó el cierre de 40 restaurantes luego de monitorear del 14 al 20 de diciembre el cumplimiento de la orden de prohibición para cenar en interiores y corroborar que estos establecimientos permanecieron abiertos a pesar de la disposición que restringe este tipo de servicios hasta el 4 de enero.

Estos números incluyen acciones tomadas durante las inspecciones rutinarias de seguridad alimentaria y las denuncias realizadas por los mismos consumidores, donde están incluidos nueve establecimientos de comida en la región de Lehigh Valley que fueron sancionados con la medida de cierre.

Esta decisión está enmarcada dentro de una serie de medidas que dictó el gobernador Tom Wolf para intentar detener la propagación del COVID-19 e incluyen la prohibición de actividades en interiores de restaurantes, gimnasios y casinos durante tres semanas.

“Todo eso del gobernador es irrelevante y estas empresas tienen derecho a estar abiertas. Se está molestando a las pequeñas empresas”, dijo a The Morning Call, Christopher Moyer, propietario de las ubicaciones de Mad Dogs Hot Dog en Macungie y Kutztown.

A mediados de octubre, el gobernador vetó un proyecto de ley impulsado por los republicanos que permitía a bares y restaurantes de Pensilvania flexibilizar las restricciones por el Coronavirus. En ese momento, señaló que la legislación ponía en riesgo la salud y la seguridad pública.

Muchos propietarios consideraron las medidas como injustas, debido a que la orden restringe el funcionamiento de bares, restaurantes, gimnasios y otros pequeños establecimientos, mientras que los grandes centros comerciales, tiendas y otros comerciantes permanecen en funcionamiento.

Mientras el estado continúa lidiando con una pandemia que ya ha cobrado la vida de más de 14.000 residentes y la tendencia de propagación del virus en la región se mantiene en una situación preocupante, los restaurantes de Pensilvania advirtieron que casi la mitad de los locales podrían cerrar en 2021 si las medidas de cierre persisten y no reciben una asistencia federal.

Translate »