Gobernadora de Oregón denuncia accionar de la policía federal: “Esto es una democracia, no una dictadura”

Foto: Noah Berger / AP

Tras la llegada de los oficiales federales a la ciudad de Portland para disipar las manifestaciones, autoridades locales culparon a la administración Trump por empeorar la situación.

Luego de casi dos meses de protestas continuas en la ciudad de Portland, después de la muerte de George Floyd, la gobernadora de Oregón, Kate Brown, y otras autoridades locales señalaron que la intervención de la policía federal por mandato del presidente Donald Trump ha intensificado el descontrol que se vive en la ciudad.

“No podemos tener a la policía secreta secuestrando personas en vehículos sin marcar. No puedo creer que deba decirle eso al presidente de los Estados Unidos”, escribió la mandataria local del Partido Demócrata.

En esa misma dirección coincidió el alcalde de Portland, Ted Wheeler,  quien describió que hay cientos de policías federales en la ciudad y “lo que están haciendo es intensificar la situación” debido a que su presencia “está llevando a más violencia y más vandalismo”.

Aunque muchas de las manifestaciones han sido pacíficas, otras protestas que defienden el movimiento Black Lives Matter y abogan por reformas en las fuerzas del orden, se han tornado violentas y provocaron enfrentamientos entre policías y manifestantes, así como actos vandálicos y de brutalidad policial. El presidente ha calificado que algunos de estos eventos son protagonizados por “violentos anarquistas y extremistas”.

En ese sentido, se difundieron imágenes del nivel de fuerza que ha agregado la policía federal para dispersar a las multitudes con el uso de balas de gomas y gases lacrimógenas. Sin embargo, esta madrugada, un grupo de manifestantes incendió la entrada de un edificio de juzgados.

Debido a este episodio donde el Palacio de Justicia de Hatfield ha sido atacado en reiteradas oportunidades, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo: “Los líderes demócratas de Portland quieren que las fuerzas del orden público, no el crimen, salgan de sus calles porque no están dispuestos a admitir que han perdido el control de su ciudad”.

A su vez, declaró que los manifestantes han arrojado a los agentes federales y al juzgado ladrillos, trozos de concreto, botellas de vidrio, heces, globos llenos de pintura, patas de cerdo, tirachinas para lanzar rodamientos de bolas y baterías. “El presidente Trump no le dará un pase a la violencia”, aseguró McEnany en rueda de prensa.

El presidente Trump ha criticado el liderazgo del estado que está representado por demócratas: “Han perdido el control de los anarquistas y agitadores. Faltan en acción”. También desestimó las acciones de otros líderes que no están del lado republicano: “Miré Portland, donde los políticos están bien con 50 días de anarquía. Enviamos ayuda” escribió en su cuenta twitter.

Debido a que se han observado acciones irregulares por parte de los agentes de la policía federal, sin portar algún tipo de identificación en su vestimenta o en los vehículos donde las personas son trasladadas, la procuradora general de Oregón, Ellen Rosenblum, presentó una demanda contra el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), y el fiscal de distrito Billy J. Williams solicitó una investigación federal. 

Translate »