Gobernadores de Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania acordaron medidas para mitigar la propagación del COVID-19 durante el invierno

Foto: Flickr/ Governor Andrew Cuomo

La alianza plantea que los colegios y universidades administren pruebas a todos los estudiantes antes del día de Acción de Gracias y extiendan la instrucción remota para evitar la importación del virus a sus comunidades.

A medida que se acerca el invierno y los casos por Coronavirus aumentan en todo el país, los mandatarios locales desarrollaron una guía para fomentar la aplicación de pruebas COVID-19 a todos los estudiantes universitarios. 

La intención, además, es informarles las políticas de cuarentena en sus estados cuando viajen a casa para las vacaciones de Acción de Gracias, a fin de reducir los riesgos de propagación del virus al llegar a sus hogares.

Asimismo, la coalición de gobernadores del noreste del país sugiere a los colegios y universidades culminar sus semestres de otoño a través de la educación a distancia, para así evitar que los estudiantes regresen a las aulas y vuelvan en las vacaciones de diciembre.

Sin embargo, los mandatarios coincidieron en que la educación presencial para los niños es importante debido a que hay evidencia de que cuanto más tiempo pasan los chicos fuera de la escuela, más aumenta el riesgo de ocasionar daños en su salud mental y afectar su capacidad para alcanzar un correcto aprendizaje. 

En ese sentido, consideraron que el aprendizaje presencial es seguro siempre y cuando se apliquen las medidas adecuadas, incluso en comunidades con altas tasas de transmisión.

En caso de que se efectúe un retorno a clases de manera presencial, todos los estudiantes deberán practicarse la prueba de COVID-19 y cumplir con los protocolos de cuarentena y aislamiento pertinentes debido a los riesgos de exposición al virus.

“Es nuestra responsabilidad colectiva proteger a nuestras comunidades y a los más vulnerables del COVID-19 y continuar trabajando juntos para superar esta pandemia”, expresó el gobernador Tom Wolf. 

Bajo ese objetivo, y debido al brote de contagios, el Departamento de Salud local dictó nuevas restricciones para frenar el avance del Coronavirus y quienes ingresen a Pensilvania deberán hacerlo con una prueba negativa de la enfermedad.

Por su parte, el gobernador Phil Murphy, señaló que “con el Día de Acción de Gracias y la temporada navideña acercándose rápidamente, tenemos que reconocer que cualquier reunión familiar grande, particularmente entre diferentes grupos de edad, corre el riesgo de convertir la mesa de la cena en un brote de COVID-19”.

En este contexto, Murphy estableció nuevas restricciones para restaurantes, bares, clubes, salones de belleza y casinos, así como la prohibición de deportes interestatales y escuelas secundarias. Inclusive, la gran cantidad de contagios registrados durante las últimas semanas ha abierto la posibilidad de otro cierre masivo en Nueva Jersey.

La realidad en el estado de Nueva York también es complicada. Mantiene una tasa de positividad del 2,38% y tiene un promedio de 5.000 contagios diarios la última semana. Esta situación obligó al cierre de todas las escuelas públicas de la Gran Manzana y la implementación de un toque de queda desde las 10 pm en bares, restaurantes y gimnasios.

“Los colegios y universidades tienen que hacer su parte examinando a todos los estudiantes antes de que se vayan, informándoles sobre las reglas de cuarentena y manteniendo las clases on line entre el Día de Acción de Gracias y las vacaciones de invierno. Derrotamos al COVID en la primavera, y trabajando juntos podemos hacerlo una vez más este invierno”, manifestó el gobernador Andrew Cuomo.

Pese a las distintas medidas a seguir, todos los gobernadores instaron a sus residentes a permanecer en casa y celebrar este año en reuniones más pequeñas, en un esfuerzo por ayudar a eliminar el riesgo de propagación de COVID-19 en las próximas semanas.  

Translate »