Fuertes protestas y saqueos en Minneápolis tras la muerte de George Floyd

Foto: Max Nesterak

Miles de manifestantes quemaron edificios y se enfrentaron con la Policía, que reprimió con balas de goma y gases lamicrógenos. En su mayoría, quienes protestaban eran afroamericanos indignados por el brutal asesinato de Floyd.

Este miércoles se desarrollaron fuertes protestas y saqueos en Minneápolis, una ciudad que permanece convulsionada tras el brutal asesinato de George Floyd a manos de la Policía.

El pasado lunes, el hombre murió camino al Hospital tras ser maltratado por un policía, que contó con la complicidad de otros tres colegas. Todos ellos fueron despedidos, pero por el momento no se les han indicado consecuencias penales pese a que el video se viralizó y generó una masiva indignación en el mundo.

Esto desató un profundo descontento en el colectivo afroamericano de la región, que este miércoles marchó por segundo día consecutivo y provocó graves destrozos en algunos comercios de la zona, que fueron incendiados y saqueados.

Al grito de “I Can’t Breathe” (“No puedo respirar”, la misma frase que pronunció Floyd una y otra vez antes de morir) los manifestantes se enfrentaron con la Policía, que reprimió con balazos de goma y gases lacrimógenos a la multitud.

Además de dirigirse contra comercios y supermercados, otra protesta marchó hacia la casa de Derek Chauvin, el policía que presionó con su rodilla el cuello de Floyd y le ocasionó la muerte. La residencia cuenta desde el pasado lunes con un amplio operativo de seguridad, lo que desalentó episodios de violencia en el sector.

Otro grupo se dirigió hacia el hogar de Mike Freeman, el fiscal que tiene a su cargo la causa y por ahora no decidió avanzar penalmente contra Chauvin. Sin embargo, no se descarta que lo haga en las próximas horas, en un contexto de fuerte presión social para que tome la decisión.

De hecho, el propio alcalde de Minneápolis, Jacob Frey, instó a que se presenten cargos contra los policías envueltos en el escándalo.

“Me pregunto por qué el hombre que mató a George Floyd no está en la cárcel”, expresó Frey, quien comparó: “Si tú o yo hubiéramos hecho lo que él hizo estaríamos en prisión”.

Las repercusiones del asesinato de Floyd llegaron a todo el país y motivaron a que el presidente Donald Trump, muy cuestionado por sus constantes críticas a las minorías, calificara al hecho como un episodio “muy triste”, aunque no tomó postura sobre si los policías debían ser juzgados o no.

En el resto del país también se desarrollaron protestas, aunque no tan graves como en Minnéapolis. Uno de los sitios que registró incidentes fue California, con un grupo de manifestantes que decidió cortar el tránsito en una autopista en Los Ángeles y se enfrentó a los agentes de tránsito que custodiaban el lugar.

Translate »