Filadelfia acordó que todos los policías contarán con pistolas taser, tras cumplirse un año del asesinato de Walter Wallace Jr

Foto: Fb Philadelphia Police Department

La medida representa un cambio radical en las reglas sobre armas de electrochoque que eran de uso opcional.

La alcaldía de Filadelfia anunció que invertirá 14 millones de dólares para dotar a todos los agentes de la policía con armas Taser y entrenarlos sobre su uso. La medida llega un año después del asesinato de Walter Wallace Jr, un jóven afroamericano de 27 años que padecía problemas mentales y recibió varios impactos de bala por parte de la policía cuando se encontraba con un cuchillo en la calle.

Esta decisión forma parte de un acuerdo entre la alcaldía y la familia de Wallace, quienes demandaron a la ciudad por la falta de uso de armas no letales en el momento del procedimiento policial.

«El asesinato del Sr. Wallace, Jr. fue doloroso y traumático para muchos habitantes de Filadelfia. Este trágico e inquietante incidente, junto con las protestas del año pasado, remarcaron la urgencia de muchas reformas importantes, como la capacitación en salud mental y los recursos de respuesta a crisis», dijo el alcalde Jim Kenney.

Un video que circuló en redes sociales muestra cómo ocurrieron los hechos en torno a la muerte de Wallace, las imágenes se viralizaron y desencadenaron una ola de protestas y saqueos en Filadelfia que obligaron el establecimiento de un toque de queda.

En la demanda de la familia de Wallace, se señaló a los agentes Sean Matarazzo y Thomas Munz Jr., por usar “fuerza irrazonable”, y se reclamó al gobierno de la ciudad por incumplir las recomendaciones del Departamento de Justicia donde fueron sugeridas las pistolas paralizantes para los cuerpos de policía.

Shaka Johnson, abogada de la familia Wallace, declaró que no todos los procedimientos policiales pueden ser atendidos con un arma Taser, pero destacó que su uso aplica en muchas circunstancias en sustitución de un arma de fuego.

 «No se puede dar a los oficiales solo un arma de fuego y esperar que manejen cada situación solo con eso», señaló Johnson en una entrevista a Good Day Philadelphia.

The Inquirer consignó que el día que Wallace fue asesinado,  alrededor de 2.300 oficiales de Filadelfia -aproximadamente un tercio de la fuerza total- estaban equipados con armas Taser. Sin embargo, los agentes Sean Matarazzo y Thomas Munz Jr. no portaban armas no letales.

El alcalde Kenney afirmó que durante el último año han trabajado para “promulgar reformas significativas” que permitan “reinventar la seguridad pública y promover la justicia racial”. 

Por su parte, la familia Wallace manifestó en un comunicado que esperan que estas reformas conduzcan a una ciudad más segura, donde ninguna familia deba soportar la tragedia de perder a un ser querido durante una crisis mental.

Translate »