Filadelfia registra un incremento del 55% en las estadísticas de homicidios en lo que va de año

Foto: DAVID MAIALETTI/ THE INQUIRER

Las estadísticas de homicidios en la ciudad de Filadelfia sumaron 62 delitos fatales hasta este lunes 8 de febrero, una variación de 22 asesinatos más en comparación con las 40 muertes que fueron registradas para la misma fecha en 2020.

El Departamento de Policía de Filadelfia informó que a tan solo 39 días de este año, el índice de homicidios en la ciudad ya superó con creces la cifra fatal contabilizada el año pasado en este mismo periodo.

De acuerdo con el balance anual de las víctimas de homicidios, el 2020 se situó como el año más violento desde 1960 al registrar 499 asesinatos.

Los últimos informes muestran que la tendencia en este tipo de delito se ha mantenido en aumento, ya que para 2015 el total fue de 280 y para el 2019 la cifra alcanzó los 356 homicidios.

En este sentido, la comisionada de la policía de Filadelfia, Danielle Outlaw, destacó que para evitar otro año violento, la ciudad deberá enfocarse en un trabajo dirigido a «la prevención» y prestar mayor atención a los casos y patrones.   

«Lo que nos mostró el 2020 es que hay muchos puntos en común en lo que respecta a las redes sociales. Vimos un aumento en nuestros incidentes de delitos violentos y homicidios relacionados con la violencia doméstica, luego también vimos que muchos de los tiroteos y homicidios fueron impulsados ​​por narcóticos”, resaltó la funcionaria.

Al respecto, indicó que el Departamento reforzará con más detectives y analistas su trabajo en las redes sociales y priorizará su labor en las comunidades a través de la Oficina de Prevención de la Violencia, para lograr evitar los incidentes de violencia doméstica.

Los reportes de la policía de Filadelfia también registraron que los tiroteos no mortales han aumentado, ya que más de 140 personas recibieron disparos durante el mes de enero, un 71% más respecto a esta época del año pasado.

De acuerdo con Isaac Gardner, quien lidera asesinatos sin resolver en Filadelfia , el nivel de violencia no descenderá hasta que el uso de máscaras faciales ya no sean parte de la vida cotidiana.

Gardner considera que el uso de protectores faciales por la pandemia ha predispuesto a los tiradores una manera fácil de ocultar sus identidades, lo que dificulta que los investigadores de homicidios aclaren los casos. “Mucha gente que se está peleando entre sí, no tiene ningún problema en sacar su arma a donde sea y disparar”, detalló.

Translate »