Filadelfia pausa su reapertura programada y anuncia restricciones debido al aumento de casos

Foto: Getty Image

El comisionado de salud de la ciudad, Thomas Farely, anunció que el próximo viernes continuarán inhabilitadas las comidas en lugares cerrados y los gimnasios. En los últimos días, la curva descendente que mostraba Filadelfia volvió a crecer.

La ciudad de Filadelfia, que llevaba una vuelta a la actividad programada con diferencias a la de Pensilvania, anunció que pausará algunas de las reaperturas que tenía previstas para los próximos días, debido a un repunte de casos.

Este martes, la ciudad confirmó 142 nuevos casos de Coronavirus, cuando en los últimos días su promedio venía sitúandose en torno a los 100 casos diarios, lo que motivó a las autoridades a dar marcha atrás en algunas actividades como ocurrió en el condado de Allegheny, que prohibió el consumo de alcohol por la misma causa.

Entre los principales perjudicados se encuentran los restaurantes y bares, que seguirán con la prohibición de servir comida en lugares cerrados, y los gimnasios, que continuarán con la prohibición de funcionar.

El comisionado de salud de la ciudad, Thomas Farely, explicó que la marcha atrás en el cronograma estipulado se debe a que “no se cumplió con los objetivos inicialmente establecidos para avanzar a fase verde”. Además, explicó que en el Gobierno ven con temor cómo la reapertura rápida en otras regiones conlleva un repunte sostenido de casos.

Por ende, señaló que la restricción para los restaurantes y gimnasios -que tenían previsto formar parte de la reapertura generalizada que se brindará el próximo viernes- continuarán con sus restricciones, e inclusive destacó que “se espera” que la situación continúe de la misma manera hasta el 1 de agosto.

Sin embargo, aclaró que los restaurantes y bares pueden continuar con la actividad permitida hasta el momento, que incluye delivery, take away y comida en lugares abiertos, algo que el clima caluroso y la llegada del verano vienen permitiendo hasta el momento.

Por el momento, ésta será la única diferencia entre la fase verde restringida de la ciudad y la del estado, debido a que el próximo viernes se habilitarán otras actividades que también permanecían cerradas, como museos, bibliotecas, centros comerciales y casinos, que tendrán el mismo protocolo estricto que el resto de Pensilvania.

En ese sentido, quedarán habilitadas las reuniones de hasta 250 personas, el empleo con hasta el 75% del personal y la obligatoriedad del uso de mascarillas al ingresar a un comercio, por citar algunos ejemplos.

Translate »