Filadelfia asegura que los estudiantes tendrán acceso a internet para las clases virtuales

Foto: Pxfuel

Funcionarios de la ciudad garantizaron que trabajarán para disminuir la “brecha social” de los estudiantes, mientras no puedan regresar a las aulas por la pandemia del Coronavirus. 

El superintendente del Distrito Escolar de Filadelfia, William R. Hite Jr., aseguró que los estudiantes contarán con las herramientas y el acceso a internet necesario para poder continuar con el aprendizaje mediado por tecnología, al menos por el tiempo que los alumnos no asistan a clases presenciales por la crisis del Coronavirus. 

El compromiso requiere conectar a miles de hogares que hoy carecen de acceso a la red de internet, mientras se trabaja en un plan de regreso a las aulas de manera segura. De esta forma, el sistema educativo de la ciudad planea cambiar el enfoque actual y avanza en vista a la equidad y la innovación, al tiempo que atraviesa importantes desafíos financieros. 

Este proceso viene a responder el pedido de Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ (CDC), que recomendaron volver a abrir las escuelas de manera presencial en septiembre, en gran parte argumentando que la modalidad virtual ha ampliado la brecha social y expuesto a estudiantes de sectores vulnerables a un menor progreso académico. 

“Todo estudiante que lo necesite lo tendrá”, aseguró Hite, a la vez que anticipó que se está trabajando en conjunto con los proveedores del servicio de internet y los funcionarios del distrito para ajustar los últimos detalles. También aseguró la continuidad de la entrega de Chromebooks gratuitos para cada alumno que lo requiera. 

Respecto a la posibilidad de regresar a clases en septiembre, se está planificando un plan de estudio que regirá el funcionamiento de las escuelas a través de un modelo de aprendizaje híbrido, que mezcla la educación presencial y remota para respetar los espacios de las instituciones y posibilitar el distanciamiento social. 

Una de las grandes dudas sobre el regreso a las aulas consiste en la obligatoriedad de la presencia física que implica este nuevo modelo. En ese sentido, las familias podrán decidir respecto de mandar o no a sus hijos al colegio y, en palabras del superintendente, “si bien no se esperará que los maestros regresen a los edificios, aquellos que quieran enseñar en las escuelas probablemente recibirán luz verde para hacerlo”, agregó. 

Conforme con la posibilidad de poder brindar un aprendizaje a distancia para todos los estudiantes, Hite expresó que le preocupa “la socialización que los niños se están perdiendo en una edad muy importante”, haciendo referencia a los alumnos de nivel primario, aunque aclaró que “nuestros jóvenes tampoco están preparados para permanecer aislados”.

Translate »