Filadelfia apagará las luces de sus edificios para cuidar la vida de pájaros migrantes

Foto: ActionVance - Unsplash

Gracias a la iniciativa de propietarios de edificios y organizaciones de defensa de animales, la ciudad realizará un apagón voluntario para evitar la muerte de miles de aves que generalmente se estrellan contra las torres. Se estiman hasta mil millones de muertes a causa de las colisiones.

En un esfuerzo por evitar la muerte masiva de aves migrantes que sobrevuelan por la ciudad entre las temporadas de primavera y otoño, Filadelfia apagará todas las luces de sus edificios por las noches. Es la primera vez que la ciudad decide llevar a cabo este tipo de iniciativa.

La medida es el resultado de un compromiso de la ciudad y de los propietarios de los inmuebles y se logró gracias a más de 15 años de trabajo de varias organizaciones de defensa de animales. Por ejemplo, Audubon Mid-Atlantic, cuya labor busca crear conciencia del problema que representa para los pájaros las estructuras de gran tamaño.

Los decesos de aves resultantes de colisiones con las torres se vienen repitiendo desde hace ya mucho tiempo. Las rutas de vuelo aparentemente despejadas que se ven a través de las ventanas de los edificios; los reflejos de los árboles y otros hábitats potenciales, y el atractivo de las luces brillantes y confusas durante la migración nocturna contribuyen a un número preocupante de impactos. 

En este sentido, los investigadores estiman que los choques con edificios causan hasta mil millones de muertes de aves anualmente en los Estados Unidos.

El problema se hizo más que evidente en octubre del año pasado cuando, en una sola noche, más de 1.000 pájaros murieron al estrellarse contra las ventanas de los edificios más altos del centro de Filadelfia. Esto se atribuyó a una inusual convergencia de factores, como el periodo de migración semestral; el mal tiempo y la abundancia de las luces que desorientaron a los animales y contribuyeron a la pérdida de sus vidas.

“Había cientos de ellos por todas partes. No se parecía a nada que hubiéramos experimentado jamás”, dice Keith Russell, gerente del programa de conservación urbana en Audubon Mid-Atlantic, la oficina regional de la organización nacional sin fines de lucro centrada en las aves.

Este grupo viene desde 2006 pidiendo a los propietarios de los edificios que hagan algo para ayudar a evitar estas muertes, pero recién el año pasado, cuando la ciudad despertó con miles de cadáveres de aves en las calles, lograron que les prestaran atención.

Translate »