Finalmente, representantes demócratas iniciaron el segundo proceso de juicio político a Trump

Foto: The White House - Flickr

A solo nueve días del traspaso de mando presidencial, la bancada demócrata de la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos presentó una acusación de “incitación a la insurrección” contra el presidente saliente Donald Trump para que el Senado le inicie un segundo juicio político por el violento asalto de sus partidarios al Capitolio del miércoles pasado.

La tensión es tal que la alcaldesa de Washington instó hoy a los estadounidenses a evitar una histórica tradición nacional y no viajar a la ciudad para acompañar a la ceremonia de investidura del presidente electo Joe Biden y a seguir el evento por la televisión o las redes sociales, pese a que la Guardia Nacional ya anunció el despliegue de 15.000 de sus miembros para evitar cualquier nuevo acto de violencia.

Pero esta garantía no parece alcanzar para calmar el temor que sobrevuela el país ya que el FBI alertó en su boletín, según recogió el canal de noticias ABC, que se están preparando protestas pro Trump en los 50 estados y la capital entre el domingo próximo y el miércoles 20 de la asunción presidencial.

Al panorama de incertidumbre y de advertencias, se sumó la renuncia de Chad Wolf, el secretario de Seguridad Interior en funciones de Estados Unidos y el hombre a cargo de las fuerzas de seguridad federales.

En ese contexto, Trump y el vicepresidente Mike Pence procuraron dar una imagen de calma al reunirse esta tarde en el despacho Oval de la Casa Blanca y mantener una “buena conversación”, según reveló un alto funcionario citado sin identificar por la agencia de noticias AFP.

En medio de este clima de incertidumbre, miedo y tensión, la oposición, que en apenas nueve días se convertirá en oficialismo, presentó una acusación contra Trump en la Cámara de Representantes, apenas minutos después de que la bancada republicana bloqueara una resolución que pedía que Pence destituyera a Trump invocando la 25ta. enmienda de la Constitución, que le da esa autoridad.

Foto: Tw @SpeakerPelosi

“Los republicanos de la cámara rechazaron esta legislación para proteger a Estados Unidos, permitiendo que continúen los trastornados, perturbados e inestables actos de sedición del presidente. Su complicidad pone en peligro a Estados Unidos, erosiona nuestra democracia y debe terminar”, aseguró Pelosi en un comunicado, luego de anunciar que habían dado el primer paso para abrir un segundo proceso de juicio político a Trump.

Al apoyar la acusación, Pelosi explicó por qué era necesario presentarla ahora, a solo nueve días de la asunción de Biden: “El presidente representa una amenaza inminente para nuestra Constitución, nuestro país y el pueblo estadounidense, y debe ser destituido del cargo inmediatamente”, dijo.

Aislado en la Casa Blanca, abandonado por varios de sus ministros y distanciado de Pence pese a la reunión de esta tarde, Trump no dio, sin embargo, ninguna señal de estar pensando en renunciar.

Translate »