Estados Unidos reservó 100 millones de dosis de una vacuna contra el Coronavirus

Foto: AP

Se trata del proyecto que llevan en conjunto Pfizer y BioNTech en territorio estadounidense y alemán y que incluirá a Argentina en los testeos. Por el acuerdo, el Gobierno le pagará $2 mil millones a las compañías.

Estados Unidos reservó 100 millones de dosis de la vacuna contra el Coronavirus que están desarrollando las compañías Pfizer y BioNTech sobre territorio estadounidense y alemán, cuyas primeras pruebas vienen mostrando resultados alentadores.

Cabe aclarar que, si bien esta vacuna es una de las tres principales sobre las cuales el mundo pone sus mayores expectativas, recién se sitúa entre las fases 1 y 2 de testeos, con algunas decenas de pruebas que demostraron una respuesta inmunológica y pocos efectos adversos.

Sin embargo, todavía falta probar a gran escala que se generen los anticuerpos necesarios para combatir el virus, y lo más importante de todo: si realmente previene el COVID-19, ya que no está comprobado que la sola presencia de anticuerpos otorgue la inmunidad contra la enfermedad.

Las otras dos vacunas, en tanto, son las de la empresa estadounidense Moderna, con sede en Massachusetts, que está a punto de comenzar su fase 3 -ha demostrado la generación de anticuerpos y se apresta a probar 30.000 dosis en 87 regiones del país- y la del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, que también se encuentra en fase 3 y ya comenzó a suministrar dosis a voluntarios de Brasil, India y Reino Unido, por ejemplo.

El proyecto de Pfizer y BioNTech, en tanto, también se probará en distintos sitios del mundo, entre los cuales se encuentra Argentina, ya que se llegó a un acuerdo con el gobierno de ese país, donde se espera que los testeos comiencen en agosto.

El reciente acuerdo del Gobierno estadounidense permite no solo comprar las primeras 100 millones de dosis, sino también el derecho a adquirir otras 500 millones, por lo que de esa forma quedarían casi cubiertas las dos dosis que necesitaría cualquiera de los 330 millones de estadounidenses.

Solo para la primera compra, el Gobierno desembolsará alrededor de $2 mil millones, lo que le permitirá distribuir “gratuitamente” la vacuna a los ciudadanos, según informaron el Departamento de Salud y Servicios Humanos y el Departamento de Defensa.

Aunque todos estos anuncios brindan esperanza en un país que tiene las mayores cifras de contagios y fallecimientos, cabe aclarar que la fecha exacta para que las millones de dosis comiencen a suministrarse no se conoce, pero es probable que recién ocurra el año que viene. 

Inclusive, si los primeros testeos no brindan los resultados esperados, es posible que la fecha se atrase aún más, teniendo en cuenta que el proceso normal del desarrollo de una vacuna es 10 años, algo que está intentando acelerarse a una velocidad inusual por el devastador efecto de la pandemia.

Translate »