Estados Unidos podría comenzar a vacunar antes de que finalicen los ensayos de la fase 3

Foto: AP

Así lo aseguró el jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos, Stephen Hahn, quien es el encargado de autorizar esas aplicaciones de emergencia. “Podríamos considerarlo apropiado”, manifestó.

Estados Unidos podría transformarse en uno de los países que comiencen a vacunar a sus ciudadanos antes de que finalicen los ensayos de la fase 3, que es la etapa en la que actualmente se encuentran los laboratorios más avanzados.

La información proviene de Stephen Hahn, el jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), que es la entidad encargada de autorizar o no esas aplicaciones de emergencia, al igual que ocurrió con el tratamiento con plasma de recuperados la semana pasada.

“Podríamos considerarlo apropiado”, aseguró Hahn, por lo que abrió la puerta a esta posibilidad que comienza a barajarse con fuerza en distintos lugares del mundo, debido a que los devastadores efectos de la pandemia no dan tregua.

La frase llamó la atención, ya que Estados Unidos incurriría en lo que Rusia ya anunció hace varios meses y, en su momento, generó masivas críticas por parte de la comunidad científica occidental.

Sin embargo, Hahn buscó despegarse de esa controvertida afirmación y destacó que, en el caso de que lo aprueben, siempre será a pedido “del desarrollador de la vacuna”, que es de quien “depende solicitar la autorización o aprobación”.

“Si lo hacen antes del final de la fase 3, podríamos considerarlo apropiado. También puede que lo consideremos inapropiado, pero nos obligará a tomar una determinación”, manifestó.

De esta manera, crecen las especulaciones sobre esta hipotética situación, ya que el presidente Donald Trump ha manifestado en reiteradas oportunidades que su país estará entre los primeros en desarrollar una vacuna confiable. Sin embargo, todas las especulaciones hacían prever que no podría hacerlo antes de la fecha de las elecciones presidenciales, fijadas para el martes 3 de noviembre.

Con esta nueva posibilidad, alguno de los laboratorios estadounidenses podría servir como trampolín para un eventual anuncio de Trump, mucho más si se tiene en cuenta que los principales proyectos han obtenido un fuerte financiamiento por parte de la administración presidencial.

Uno de ellos es el del laboratorio Moderna, que recibió casi mil millones de dólares por parte del Gobierno Federal. Inclusive, el vicepresidente Mike Pence formó parte del anuncio del avance a fase 3 de pruebas, por lo que los vínculos entre la compañía y la presidencia no han sido ocultados.

Aunque hace un tiempo los datos de Moderna parecían mostrar que una vacuna antes de las elecciones era inviable, la semana pasada la empresa emitió un comunicado en el cual afirmó que su vacuna “era segura y bien tolerada”, lo que podría abrir la puerta a una aplicación antes del tiempo usual.

Otra de las firmas que podría hacerlo es la farmacéutica Pfizer, que también se encuentra en fase 3 y, al igual que Moderna, recibió un fuerte apoyo estatal, aunque menor al de su competidora.

Translate »