Ensayos de la Universidad de Oxford demostraron fuerte respuesta inmune en una vacuna contra el COVID-19

Foto: Pixnio

Las pruebas fueron realizadas en 1.077 personas y revelaron que la dosis estimuló la producción de anticuerpos y células que ayudarían a combatir el Coronavirus.

Un artículo publicado en la revista científica The Lancet, reveló los últimos hallazgos en los ensayos clínicos sobre la vacuna que lleva por nombre “ChAdOx1 nCoV-19”, que adelanta la Universidad de Oxford contra el Coronavirus. Según este medio, el avance científico produjo una respuesta en el sistema inmune, al elevar los niveles de anticuerpos y células T que neutralizan al virus para que no pueda infectar las células.

Andrew Pollard, profesor de la Universidad de Oxford que trabaja en la investigación, dijo en un comunicado: «Las respuestas inmunes observadas después de la vacunación están en línea con lo que esperamos que se asociará con la protección contra el virus SARS-CoV-2, aunque debemos continuar con nuestro riguroso programa de ensayos clínicos para confirmar esto».

En esta Fase I/II de prueba, los ensayos aleatorios se realizaron con 1.000 personas sanas con edades de entre 18 y 55 años. De ese grupo fueron seleccionados 10 pacientes, quienes recibieron 2 dosis de vacunas. Entre el 23 de abril y el 21 de mayo, un total de 1.077 voluntarios recibieron la dosis y no se desarrolló alguna respuesta adversa ni eventos de salud de gravedad.

De acuerdo con la publicación, los ensayos indujeron una respuesta de células T en los primeros 14 días de administración del medicamento que activó glóbulos blancos, los cuales pueden neutralizar a las células infectadas con el virus SARS-CoV-2 y se generó una respuesta de anticuerpos a los 28 días, después de recibir la vacunación que no permite al virus infectar las células al momento del contagio.

Pollard detalló que la respuesta inmune con mayor resistencia fue encontrada en 10 participantes que recibieron las dos dosis de vacuna, un hallazgo que reveló lo que “podría ser una buena estrategia para la vacunación”.

El investigador aseguró que una vacuna para finales de este año “no es posible”, debido a que varias situaciones deben ir bien para poder concretar ese objetivo y pueda implementarse este año, aunque aseguró que “estamos apuntando a eso”.

Por su parte, Mene Pangalos, la vicepresidenta ejecutiva de AstraZeneca, el laboratorio farmacéutico que adelanta con Oxford la fabricación de la vacuna dijo: «Si bien hay más trabajo por hacer, los datos de hoy aumentan nuestra confianza en que la vacuna funcionará y nos permite continuar nuestros planes de fabricar la vacuna a escala para un acceso amplio y equitativo en todo el mundo”.

Por el momento, los estudios se enfocarán en la Fase III del programa de investigación para confirmar que la vacuna pueda proteger eficazmente a las personas contra la infección por COVID-19.

Translate »