Enfrentamientos en la frontera entre México y Estados Unidos por un tratado de agua entre ambos países

Foto: usuario de Twitter @JavierOseguera

Se trata de un acuerdo que fue firmado en 1944 y por el que el gobierno de Manuel López Obrador debe entregar parte del caudal de los ríos Bravo y Colorado. Hay miles de personas en pie de guerra en la frontera.

Miles de personas se concentran desde hace varios meses en la zona de frontera de Chihuahua en reclamo por un acuerdo de agua que fue firmado entre México y Estados Unidos en 1944.

Este tratado regula cómo los dos países deben distribuirse el agua de los ríos Bravo y Colorado, que forman parte del límite natural entre ambos territorios. El gobierno de México debe dar una cierta cantidad del recurso natural y, para eso, usa el agua que tiene almacenada en la represa de la Boquilla, al norte del país.

Si bien el presidente, Manuel López Obrador, dice que el servicio está garantizado en el sector, los ciudadanos de Chihuahua se manifiestan porque aseguran que esa extracción los dejará sin el recurso suficiente para cultivar.

La tensión en la zona fue en tal aumento que la semana pasada los agricultores, que tienen tomada la represa, se enfrentaron con la Guardia Nacional. Como consecuencia, una mujer fue asesinada el 8 de septiembre. Testigos dicen que fue alcanzada por balas que salieron de las armas de los oficiales.

El propio presidente emitió un comunicado y atribuyó estos violentos hechos a “grupos políticos” y mostró su preocupación de no poder cumplir con el acuerdo que tienen con Estados Unidos. El mandatario aseguró, además, que el gobernador de Texas -estado continuo en la zona de Chihuahua- envió una carta reclamando por el incumplimiento del acuerdo.

Varios diputados de Chihuahua argumentaron que irán a la Justicia internacional para que ese acuerdo sea revisado, de forma tal que se pueda garantizar el abastecimiento de agua a los agricultores de dicho estado.

Translate »