En una votación apretada, Nancy Pelosi fue reelegida como presidenta de la Cámara de Representantes

Foto: Gage Skidmore - Flickr

Por los próximos dos años, la titular del cuerpo legislativo seguirá ejerciendo su actual cargo. Varios demócratas se opusieron a que continúe como líder de su partido en el recinto, un puesto que conserva hace 18 años.

Nancy Pelosi fue reelecta este domingo como presidenta de la Cámara de Representantes, en una votación que finalmente fue mucho más apretada de lo que se esperaba.

Por 216 votos a 209, la parlamentaria renovó su actual cargo por un período de dos años más. De esta forma, seguirá siendo la máxima autoridad del cuerpo legislativo (asumió en 2019, tras un primer período entre 2007 y 2011) y también la líder demócrata en el recinto, un puesto que ocupa desde hace 18 años.

La larga extensión de su mandato fue el motivo por el cual cinco demócratas se opusieron a que una correligionaria sea elegida como presidenta de la cámara. Entre ellos se encontraron Conor Lamb, de Pensilvania, y Mikie Sherrill, de Nueva Jersey, además de Jared Golden (Maine), Elissa Slotkin (Michigan) y Abigail Spanberger (Virginia).

Sin embargo, los republicanos sospechan fuertemente que todo fue una movida orquestada por el Partido Demócrata, que garantizó el triunfo de Pelosi y consiguió que algunos representantes vuelvan a su estado con la tranquilidad de haberse opuesto a la líder liberal.

De hecho, hubo algunas jugadas que llamaron la atención, como que varios representantes demócratas que se habían opuesto a Pelosi en 2019 esta vez la apoyaran, entre ellas la neoyorquina Kathleen Rice. Además, varios parlamentarios que debutaron en la cámara y no habían anticipado su voto afirmativo finalmente lo terminaron haciendo y dieron vía libre al triunfo de Pelosi.

En todos los casos, el motivo que argumentaron los aludidos fue que debían garantizar la estabilidad del país en este contexto particular, a pocos días de que se defina la apretada mayoría del Senado y se produzca el traspaso de mando en el Ejecutivo.

Foto: Gage Skidmore – Flickr

“Es realmente importante que el Partido Demócrata se una y descubra no solo cómo gobernar para el 117º período, sino también cómo avanzar para las necesidades del país”, justificó el representante Jamaal Bowman, uno de los que mantuvo su voto en duda hasta último momento.

Los republicanos también se quejaron fuertemente porque los apretados números obligaron a los demócratas a que representantes que se contaban como ausentes tengan que viajar a Washington para votar por Pelosi. Una de ellas fue Gwen Moore, de Wisconsin, que informó su contagio de COVID-19 el 28 de diciembre y cinco días después se hizo presente en la capital para garantizar la victoria demócrata.

“Los demócratas están más preocupados por su victoria que por la salud de los legisladores. Nunca me imaginé que ella (por Pelosi) traería a alguien aquí que pudiera causarnos problemas”, criticó el líder de la minoría, Kevin McCarthy.

Translate »