En Lehigh Valley, un pintor dominicano busca “documentar la historia a través de las imágenes”

Rigo Peralta, un artista plástico con 30 años de trayectoria en Estados Unidos, dialogó con Contratapa y pidió destinar fondos al arte para “crear una sociedad sensible”.

La historia de Rigo Peralta es similar a la de tantos migrantes latinos que buscan establecerse en Estados Unidos para mejorar su calidad de vida. Sin conocimiento del idioma, Peralta, un dominicano al que le gusta que lo definan como artista plástico, llegó a Nueva York hace 30 años y sufrió las mismas dificultades que muchos al inicio.

Sin embargo, poco a poco se fue estableciendo y consiguió forjarse un nombre en la región, para posteriormente trasladarse a Allentown, en el Lehigh Valley, donde actualmente reside y difunde su arte. Todo nace en su taller, al cual considera su “templo”.

“Todo el universo contribuye al arte que uno crea allí. Desde el café que te tomes a la mañana o la música que escuches”, asegura, en diálogo con Contratapa, el resumen semanal de Latino News Network -que se emite todos los sábados de 9 a 11 por Latina FM-.

“Las energías fluyen cuando entro en mi taller”, afirma, y destaca que su arte “es un proceso impredecible que surge a medida que va avanzando”, lo que dota al proceso de una incertidumbre particular, porque su “día a día no es planeado”.

En sus obras, el pintor busca “documentar la historia a través de las imágenes”, algo que lo vincula con los primeros registros de la actividad humana, que también se dieron mediante las pinturas.

“Yo trato de asumir ese rol e intento hacerlo de una manera muy surrealista: que le llegue al espectador, pero que tenga que fusionarse”, cuenta, y amplía su mirada: “No hay que darle todo al espectador en la obra, sino que hay que invitarlo a él a que también sea parte”.

Con tantos años de trayectoria, varias veces Peralta se vio tentado a dar clases y enseñar su arte, pero -a excepción de algunos talleres privados- casi siempre decidió mantenerse alejado de ese ámbito porque “demanda mucho tiempo”.

“Casi siempre los artistas que se dedican a dar clases no tienen tiempo para crear su obra. Es muy absorbente, entonces van quedándose y secándose en el camino. No quiero que eso me pase a mí”, explica.

Sin embargo, refuerza la importancia de que niños, adolescentes y jóvenes reciban una educación pública adecuada en el ámbito artístico, ya que permitirá “crear una sociedad sensible”.

“Durante la presidencia de Barack Obama se retiraron muchos fondos de las escuelas que estaban destinados a las artes plásticas”, lamentó, y dijo que fue algo muy contraproducente “para el desarrollo de la sociedad en Estados Unidos”.

“Si no creamos una sociedad sensible, ¿cómo podemos pensar que esa persona pueda tener sensibilidad hacia los diferentes?”, se preguntó, y contó que “muchos jóvenes” le cuentan frecuentemente “cómo el arte les ha salvado la vida, sacado de conductas delictivas y llevado por el camino correcto”.

“Debemos invertir en el arte para poder salvar a las personas, porque si nuestros hijos no tienen la posibilidad de vivir con el arte, vamos a tener una sociedad insensible y eso puede crear un caos en la humanidad. El arte puede sanar”, completó.

Translate »