La credibilidad presidencial sigue cayendo y puede tener un costo político muy alto en las elecciones de el mes de noviembre.


La verdad? Nunca pensé que Iba a vivir para ver esto.
Más allá de esta pandemia, que ya cuenta con 963,168 infectados hasta el momento y a matado a 54,614 personas en los Estados Unidos solamente, también se le suma la falta de dirección de la casa blanca para contener este monstruo que está matando a miles de personas a diario.

Es el peor momento para un escenario donde el presidente no logra aportar valor alguno al arduo trabajo que está llevando adelante el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés), y la doctora Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo sobre el Coronavirus.

En el comienzo de la catástrofe de escala mundial, la falta de alerta de este gobierno sorprendió a propios y extraños, nunca se había visto que desde la casa blanca se le diera tan poca importancia a un tema de escala global. Primero, al no hacer sonar todas las alarmas el dia uno en que esto apareció en Wuhan China; segundo, al no importarse, conmoverse o alarmarse con el estrago que esta pandemia estaba causando en los países aliados de Europa.

Hasta ahora, la respuesta de el gobierno federal sobre como pelear contra este Virus a sido catastrófica y totalmente tardía, la respuesta a sido muy desalentadora y se nota que el presidente está abrumado y no sabe lo que hace, no tiene la capacidad para manejar esta situación y sus propias sugerencias de tratamiento en contra de esta pandemia no dieron buenos resultados en cuanto a la opinión pública, llevándolo a ser causa de burlas y constante desacreditación.

La población está bajo la dirección de los gobiernos locales y estatales, que por suerte tienen las agallas de actuar con responsabilidad dentro de sus posibilidades. Teniendo que estar en una puja y una competencia de precios constante con el gobierno federal dirigido por la casa blanca, para poder conseguir los insumos de protección para el personal médico.

Esta situación de desgaste y poca reacción a favor de la población a llevado al presidente a considerar la posibilidad de abandonar su conferencia de todas las tardes, ya que no suman votos, para que gastar energías. En fin, El presidente se ve solo y aislado, la cara de sus propios asesores hablan por sí solas cuando él sugiere ciertos productos fármacos, o métodos pocos ortodoxos para tratar la pandemia.

La población siente que la falta de respuesta y la descoordinación para tratar esta pandemia a sido muy mala y la imagen presidencial decae, la suerte que lo acompañó en las últimas elecciones parece no estar hoy de su lado y en un año de elecciones, hoy más que nunca queda bien claro que la población está cansada y en busca de un presidente.

Translate »