El teatro de Broadway reabrió sus puertas después de más de un año de cierre por la pandemia

Foto: broadwaydirect.com

Uno de los principales escenarios del arte y el espectáculo de la ciudad de Nueva York subió por primera vez el telón luego de meses de cierre por la pandemia, con una audiencia enmascarada y distante en la sala.

El St. James Theatre, una de las 41 salas que integran el circuito de Broadway, prendió las luces nuevamente el sábado para presentar al bailarín de claqué Savion Glover y al actor Nathan Lane, en un escenario que tuvo como observadores a una audiencia de 150 personas enmascaradas que cumplieron los protocolos de bioseguridad establecidos por el Departamento de Salud.

El evento se desarrolló con una ocupación reducida en un auditorio que tiene capacidad para albergar hasta 1.700 espectadores. Forma parte del festival expansivo “NY PopsUp”, que comenzó el 20 de febrero y tiene como objetivo desarrollar más de 300 eventos emergentes durante 100 días en todo el estado para revivir la escena cultural e impulsar el sector del entretenimiento.

Lane, una de las estrellas más importantes de Broadway, interpretó un monólogo del dramaturgo Paul Rudnick sobre un hombre que ha pasado el último año encerrado en su estudio, fue despedido de su trabajo y extrañaba ir al teatro.

Por su parte Glover, quien es ganador del premio Tony al igual que Lane, interpretó una pieza especial de tap que canalizó su experiencia personal de una vida en el teatro y permitió a la audiencia reflexionar sobre lo que era Broadway, lo que es Broadway y lo que será Broadway.

Este primer evento fue gratuito, pero los asistentes fueron trabajadores invitados de las organizaciones de servicios sociales de la industria del teatro como el Actors Fund y Broadway Cares / Equity Fights AIDS.

Esta primera actuación -que se presentó dentro de una sala cerrada- fue uno de los 10 eventos que se desarrollarán en otros teatros de Broadway durante las próximas semanas antes de concluir el festival “NY PopsUp”, con el vigésimo aniversario del Festival de Cine de Tribeca y el Festival en Little Island en Pier 55.

Aunque falta un largo camino para que el mundo del espectáculo vuelva a ser como antes, este tipo de eventos abre las puertas a que miles de profesionales del arte en el estado reanuden la escena cultural de Nueva York y escuchen los aplausos de un público que esperó ansioso por verlos nuevamente.

En este sentido, el estado lanzó un pasaporte de vacunación para poder acceder a eventos masivos, una app que permite a un usuario certificar que está vacunado o que cuenta con un test reciente para validar que no se encuentra contagiado y así pueda acceder a un concierto o a un evento deportivo sin restricciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »