El secretario de Salud de Estados Unidos dijo que la vacuna contra el COVID-19 podría administrarse antes de Navidad

Foto: AP

Las posibilidades de iniciar la distribución de un antídoto contra el COVID-19 surgen cuando los laboratorios Pfizer y Moderna esperan la aprobación de emergencia de sus vacunas por parte de la FDA.

El secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar, informó que las primeras vacunas contra el COVID-19 podrían estar disponibles en Estados Unidos antes de Navidad, si la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprueba las solicitudes de emergencias presentadas por las farmacéuticas Pfizer y Moderna.

“Los asesores externos de la Administración de Alimentos y Medicamentos se reunirán el 10 de diciembre para considerar la autorización de la vacuna COVID-19 de Pfizer Inc. Esa vacuna podría aprobarse y enviarse en unos días, y Moderna la seguiría una semana más tarde. Así que podríamos ver estas dos vacunas y llegar a los brazos de la gente antes de Navidad”, manifestó Azar.

De acuerdo con el secretario de Salud, la logística de distribución estaría a cargo del gobierno federal, quien enviará las vacunas a través de su sistema normal de distribución de vacunas, mientras que los gobiernos estatales definirán las prioridades.

“Ellos estarán determinando a qué grupos se les dará prioridad. Espero que la ciencia y la evidencia sean lo suficientemente claras como para que nuestros gobernadores sigan las recomendaciones que les haremos”, detalló Azar.

La empresa Pfizer anunció hace algunos días que su vacuna contra el Coronavirus, elaborada junto con la farmacéutica alemana BioNTech, logró una efectividad del 95%. Dentro de sus planes proyectan la fabricación de 25 millones de dosis a nivel mundial para diciembre y otros 25 millones solo para Estados Unidos. Asimismo, el laboratorio Moderna confirmó una eficacia del  94,1% de su antídoto y aspira contar con 20 millones de dosis para el país a finales de año.

Según Azar, todavía evalúan la prioridad de aplicación de la vacuna en la población y esa decisión “el comité lo analiza en base a los datos”, aunque señaló que estaría en concordancia con las pautas internacionales de vacunación para atender inicialmente a los más “vulnerables” y “el primer frente que interactúa con casos sospechosos de contagio”.

Este planteamiento coincide con la votación que tendrán los principales funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos este martes, para determinar quiénes serán las primeras personas en recibir la vacuna contra el Coronavirus una vez que se obtenga el permiso de la FDA.

Mientras tanto, Estados Unidos enfrenta un incremento de contagios que supera los 13 millones de infectados y acumula más de 265.000 muertes por Coronavirus. Una situación que amenaza con empeorar en los próximos días a medida que se acerca la época de invierno.