El Reino Unido reconoce que la nueva cepa de Coronavirus está “fuera de control”

Foto: Number 10 - Flickr

El ministro de Salud británico, Matt Hancock, reconoció que la nueva cepa de Coronavirus detectada en Londres y en el sudeste del país estaba “fuera de control”, y el primer ministro, Boris Johnson, convocó una reunión del Comité de Emergencia para analizar la situación.

En ese encuentro, el Comité estudiará no solo el impacto sanitario de la aparición de la nueva cepa sino también las consecuencias económicas por el nuevo confinamiento y la decisión de varios países de suspender los vuelos con el Reino Unido, según la agencia de noticias ANSA.

Mientras tanto, el balance de ayer alcanzó su récord histórico con casi 36.000 nuevos casos.

Las autoridades británicas confirmaron 326 fallecidos en las últimas 24 horas, tal y como refleja el nuevo balance de casos de Coronavirus publicado ayer, primer día del nuevo confinamiento en Londres y el sudeste de Inglaterra por el repunte de casos, asociado en parte a la aparición de una nueva cepa que se propaga un 70% más rápido que la original.

“Es una enfermedad mortal y debemos controlarla, lo cual es más difícil con esta nueva variante”, afirmó Hancock.

Tras la aparición de una nueva cepa, Londres y el sureste de Inglaterra, se encuentran en el Nivel 4, el más estricto de todos, según lo anunciado por el primer ministro británico, Boris Johnson.

El llamado Nivel 4 significa el cierre efectivo de las zonas afectadas, incluidas las instalaciones de ocio y servicios no esenciales.

La restricción obliga a los residentes a quedarse en sus domicilios -salvo limitadas excepciones- y a trabajar desde las casas.

Aunque en principio la duración inicial estipulada es de dos semanas, estas restricciones se revisarán el próximo 30 de diciembre, día en que el Gobierno se pronunciará sobre una posible extensión para salvar, en la medida de lo posible, la última semana navideña.

“Los responsables médicos dejaron absolutamente claro que la gente debería deshacer las maletas”, dijo Hancock en referencia a la petición formulada por las autoridades para que la población se quede en su casa en lugar de escapar de las ciudades afectadas, Londres en particular.

Con el fin de evitar que las personas huyan de la capital, el ministro de Transporte británico, Grant Shapps anunció el despliegue de la policía británica en las estaciones de Londres y también a lo largo de las rutas que salen de la capital, sobre todo en la A40 en dirección oeste, donde ya se registraron embotellamientos.

Reino Unido, uno de los países de Europa más afectado por la pandemia, superó los dos millones de infectados y más de 67.000 muertos a raíz de la enfermedad.

Translate »