El presidente Trump suma 100 agentes federales para disipar las protestas de Portland

Foto: Flickr - The White House

El presidente enviaría nuevos agentes a combatir los disturbios pese al pedido de funcionarios locales de no intervenir.

El presidente Donald Trump no quiere dar el brazo a torcer con las protestas que se viven en distintas ciudades del país y enviaría 100 nuevos agentes para disipar las manifestaciones en Portland, según un informe revisado por The Washington Post. La medida va en sentido contrario a la decisión de la gobernadora de Oregón, quien denunció el accionar de la policía federal justificando que “esto es una democracia, no una dictadura”.

La intención del mandatario es aumentar la presencia de los agentes de seguridad en las calles y es por eso que recurrió al Servicio de Alguaciles de Estados Unidos para reforzar el cuerpo policial, que está inmerso en una lucha constante contra los crecientes grupos de manifestantes.   

Sumado a esta decisión, el Departamento de Seguridad Nacional está evaluando la posibilidad de sumar a otros 50 agentes provenientes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, aún después de ser advertidos de que eso intensificará el descontrol que se vive en la ciudad.

La gobernadora de Oregón, Kate Brown, alertó sobre la situación al presidente y denunció el accionar policial de reprimir a los manifestantes. “No podemos tener a la policía secreta secuestrando personas en vehículos sin marcar. No puedo creer que deba decirle eso al presidente de los Estados Unidos”, expresó. 

Trump avanza de esta manera con su objetivo de doblegar a los “anarquistas violentos” en Portland, al tiempo que varias ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Austin y Richmond también fueron escenario de protestas antigubernamentales y manifestaciones en contra de la brutalidad policial. 

La ciudad del estado de Oregón cumplió 60 noches consecutivas de manifestaciones que, aunque muchas han sido pacíficas, otras protestas del movimiento Black Lives Matter se han tornado violentas, dejando como saldo graves enfrentamientos entre policías federales y civiles que, en palabras del alcalde Ted Wheeler, “lo que están haciendo es intensificar la situación”.

Translate »