El policía que mató a una asaltante del Capitolio fue absuelto por una investigación interna

Foto de Tyler Merbler - https://www.flickr.com/photos/37527185@N05/50812356151/, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=98637757

Una investigación interna absolvió del delito de «negligencia» al policía que mató de un disparo a una seguidora del expresidente Donald Trump durante el asalto contra el Capitolio ocurrido el 6 de enero pasado.

La decisión, revelada por un documento oficial publicado por la cadena NBC News, está en sintonía con la que tomó el Departamento de Justicia en abril pasado cuando anunció que no presentaría cargos contra el agente, cuya identidad no fue dada a conocer.

La muerte de Ashli Babbitt, de 35 años y que previamente había servido 14 años en el Ejército de su país, quedó grabada por un video que filmó otro asaltante con su teléfono celular.

En las imágenes se puede ver que la mujer formaba parte de un grupo que intentaba derribar por la fuerza una puerta interior en uno de los pasillos del Congreso.

En ese momento, un policía que se encontraba del otro lado de la puerta vidriada en su parte superior dispara su arma de fuego y mata a la seguidora del exmandatario republicano y aficionada a las teorías conspiratorias del movimiento QAnon.

Un memorándum del comandante de la Oficina de Responsabilidad Personal de la Policía del Capitolio indicó que «no se tomarán más medidas en este asunto» después de que el oficial fuera exonerado por abuso de la fuerza.

En su declaración de abril, el Departamento de Justicia indicó que la investigación no encontró evidencia de que el oficial hubiera violado ninguna ley federal y que no había nada que contradijera que creía que era necesario dispararle a Babbitt «en defensa propia o en defensa de los Diputados y demás que desalojaban en esos momentos la Cámara de Representantes».

«Los funcionarios examinaron las imágenes de vídeo publicadas en las redes sociales, las declaraciones del oficial involucrado y otros oficiales y testigos de los hechos, la evidencia física del lugar del tiroteo y los resultados de una autopsia», indicaron las autoridades.

«Con base en esa investigación, determinaron que no hay pruebas suficientes para sustentar un proceso penal», agregó el comunicado.

El asalto al Capitolio, encabezado por seguidores de Trump, ocurrió mientras los legisladores validaban formalmente la victoria de su rival y actual presidente, Joe Biden, una derrota electoral electoral que el empresario aún considera fue producto de un fraude.

El episodio terminó con cinco muertos, entre ellos un policía, y un posterior juicio político en el Senado en el que el republicano resultó absuelto.

Translate »