El mayor sindicato de enfermeras de Pensilvania denunció graves irregularidades en hospitales

Foto: Pixabay

La Asociación de Personal de Enfermeras y Profesionales Aliados de Pensilvania aseguró que los hospitales no proveen a los profesionales de los barbijos N95 necesarios, sino que “los dejan encerrados en un armario”. Denunciaron que el Estado «está siendo mal informado sobre la situación”

La Asociación de Personal de Enfermeras y Profesionales Aliados de Pensilvania (PASNAP), el mayor sindicato de esa profesión en el estado, denunció graves irregularidades en los hospitales de la región.

En una carta pública que está dirigida a la secretaria de Salud del estado, Rachel Levine, la asociación aseguró que los nosocomios no proveen a las enfermeras de los barbijos N95 necesarios, sino que “los dejan encerrados en un armario”.

El mensaje, que lleva la firma de Mark Warshaw -codirector ejecutivo de PASNAP- afirma también que el Estado «está siendo mal informado sobre la situación” por parte de los hospitales.

El comunicado del gremio cobra relevancia si se tiene en cuenta que en esa misiva están representadas 8.400 enfermeras en todo el estado, de los cuales una buena parte se concentra en la región de Filadelfia.

«Los profesionales de la salud de Pensilvania están asustados y agotados. Algunos están comenzando a enfermarse y también algunos mueren», contó Warshaw.

Por ese motivo, desde el sindicato también criticaron que algunos centros de salud puedan reanudar las cirugías electivas -aquellas que no son de urgencia médica-, lo cual se decidió debido a que representan una gran parte de los ingresos económicos de los hospitales.

“Nos oponemos con vehemencia porque supone una gran contradicción con el estado de crisis que está declarado. Si (los hospitales) no pueden proveer las protecciones normales porque están en crisis, entonces no se pueden reabrir las cirugías electivas”, razonó Warshaw.

Translate »