El increíble motivo por el cual una pequeña farmacia de Pensilvania vacuna a miles de ciudadanos en tiempo récord

Foto: Reuters

La vacunación en todo el país avanza cada vez a una velocidad mayor. De hecho, este sábado se alcanzó un récord de 4,5 millones de vacunados en un solo día, lo que llevó al presidente Joe Biden a anunciar que en julio podría comenzar “la independencia” del virus.

Estas altas tasas de inmunización corresponden a la mayor producción de dosis, a la incorporación de más proyectos de vacunas (comenzó con Pfizer, se sumó Moderna y acaba de ingresar Johnson & Johnson al mercado) y a la mayor fluidez logística entre las distintas patas involucradas en la elaboración, distribución y aplicación de las vacunas.

Sin embargo, un curioso motivo adicional puede sumarse a estas razones si se tiene en cuenta lo ocurrido en la farmacia Skippack, de Schwenksville -cerca de Filadelfia- que consiguió vacunar a miles de personas en tiempo récord gracias a una innovadora iniciativa de su propietario.

Mayank Amin – de él se trata- recibió la aprobación para vacunar dentro de su local a fines de enero. Desde allí, no ha parado de trabajar durante buena parte del día, tanto dentro de su local como a domicilio, para inmunizar a los vecinos de su local.

Foto: Reuters

Para ellos, Amin es prácticamente un superhéroe, y el juego de palabras no es casual, ya que además de dedicar buena parte de sus energías a colaborar en la inmunización, lleva a cabo esa acción disfrazado de Superman.

“Hace un par de años, me lo puse (al disfraz) para hacerles una divertida sorpresa a los jóvenes de la zona. Y luego, un día estaba haciendo una visita a domicilio y no sé por qué, pero me lo puse. Y me di cuenta de que ayuda a aliviar los temores de la gente”, explicó el hombre de 36 años, que es conocido como Dr. Mak por su comunidad.

“Cuando llegó la pandemia, me di cuenta de que necesitaba el traje más que antes. Y también me parece una forma de honrar a los verdaderos superhéroes, que son todos los trabajadores de primera línea”, agregó.

En poco más de un mes, la farmacia Skippack ha administrado más de 3.000 dosis, incluidas 1.000 aplicadas en un solo día, durante un evento masivo organizado por su propietario al aire libre.

“Fue como una fiesta. Es algo que nunca imaginé en mi vida, porque veía a muchísimas personas llevar a alguien en silla de ruedas para vacunarse, pese a que hacía frío y estaba nevando, por lo que debían ir esquivando el barro”, se emocionó.

Foto: AP

Además de ese evento y de programar citas dentro de su farmacia, Amin también dedica buena parte del día a llevar las vacunas directamente al domicilio de los necesitados, con la intención de disminuir los contagios de Coronavirus dentro de su comunidad.

Además de la solidaridad, al farmacéutico también lo impulsa un motivo personal: para mayo espera junto a su esposa -a quien solo ve los fines de semana, por precaución- a su primer hijo, por lo cual quiere poder criarlo con normalidad y sin temor a contagiarlo.

“Quiero estar allí cuando mi hijo nazca, y quiero asegurarme de que todas las personas estén vacunadas para entonces. Si puedo, ese sería mi sueño”, comentó.

Translate »