El Gobierno de Allentown comienza a gravar a Amazon y Uber por hacer negocios en la ciudad

Foto: www.quotecatalog.com (Flickr)

Desde el 1º de enero, las empresas que funcionan online quedaron sujetas a los impuestos sobre los privilegios comerciales. En 2021, la alcaldía estima recaudar 8 millones de dólares por esta tasa.

El Gobierno de Allentown decidió empezar a gravar a empresas que funcionan online, como Amazon y Uber, que deberán empezar a pagar impuestos sobre los privilegios comerciales en la ciudad.

Esta legislación comenzó a regir el pasado 1º de enero, y corre para todas las empresas online que hayan completado 15 transacciones en la ciudad por al menos 500.000 dólares anuales. Amazon y Uber, claro está, superan ampliamente ambos límites.

La autorización para que gobiernos locales como el de Allentown empiece a recaudar con este impuesto proviene de la Corte Suprema de Justicia, que en 2018 autorizó a los municipios a que cobren tasas a empresas que funcionen en su ciudad aunque no tengan físicamente un local dentro de sus jurisdicciones.

Con esta nueva medida, la alcaldía de Allentown espera recaudar 8 millones de dólares por privilegios comerciales en 2021 (el 9% del total de los ingresos fiscales) debido a que Amazon y Uber -entre otras empresas- tienen “el privilegio” de funcionar en la ciudad sin tener una sede física que los obligue a pagar impuestos por ella.

Además, el gerente de operaciones de la Oficina de Ingresos y Auditoría de la ciudad, Seth O’ Neill, destacó que la nueva actualización de los privilegios comerciales impositivos (que no se retocaban desde 1996) afectará a empresas “que tienen los recursos suficientes para reestructurarse”.

“Son organizaciones grandes, con una huella nacional o multiestatal, que los ubica en la cima de los contribuyentes nacionales”, explicó, sin mencionar en ningún momento ejemplos puntuales de las firmas afectadas.

“Estas compañías están acostumbradas a que los impuestos estatales y locales cambien constantemente, y tienen gente que sabe cómo manejar modificaciones como esta”, indicó.

Además, comentó que decidieron poner un piso de 500.000 dólares porque significa un monto alto para las empresas locales pero bajo para las grandes firmas, ya que no era la intención del Gobierno “crear una carga regulatoria excesiva”.

“Queremos que afecte a empresas que tienen un volumen sustancial de negocios. No es nuestra intención que los impuestos se apliquen sobre las compañías que no tienen su sede en la ciudad pero que hacen negocios anuales por un valor de 2.000 dólares”, comparó.

Translate »