El Gobierno Federal distribuirá a los estados 100 millones de pruebas rápidas contra el COVID-19

Foto: AP

Lo anunció Trump este lunes. Las mismas permitirán obtener un resultado positivo o negativo de anticuerpos en solo 15 minutos. El vicepresidente Pence pidió a los gobernadores que “se valgan de estas pruebas para reabrir las escuelas”.

El presidente Donald Trump anunció que su gobierno comenzará esta semana a distribuir 100 millones de pruebas rápidas contra el COVID-19 a los distintos estados, para ayudarlos a luchar contra la pandemia.

El mandatario estuvo acompañado por el vicepresidente Mike Pence, y entre ambos brindaron una conferencia de prensa en la cual destacaron la importancia de este anuncio, ya que los testeos permitirán comprobar si una persona tiene anticuerpos contra el Coronavirus en 15 minutos.

Los productos fueron fabricados por la farmacéutica Abbott, que ya comenzó a distribuir sus ejemplares a lo largo y ancho del mundo, incluyendo Europa y distintas regiones de Latinoamérica. Además de su velocidad de resultado, tiene a favor su accesible costo: 5 dólares.

“Cuando la pandemia recién comenzaba, teníamos que utilizar equipos tremendamente costosos de laboratorios móviles gigantescos. Ahora tenemos algo distinto”, destacó Trump.

El jefe de Estado manifestó además que las pruebas Abbott permitirán identificar “más casos e individuos asintomáticos en poblaciones de bajo riesgo”, debido a que estos grupos -que se exponen más y violan las recomendaciones sanitarias- son los que están impidiendo que la pandemia se detenga en el país.

El vicepresidente Pence, por su parte, fue mucho más directo en su mensaje y reiteró un pedido frecuente de la administración presidencial: que todas las escuelas vuelvan a tener actividad presencial.

“Estas pruebas Abbott nos permiten ampliar nuestra extraordinaria capacidad de pruebas. Queremos manifestarles nuestra confianza a todos los gobernadores de que pueden valerse de ellas para abrir las escuelas y mantenerlas así”, indicó.

“Nos aseguraremos de que cualquier escuela que se vea afectada tenga los suministros y los medicamentos necesarios”, garantizó.

Uno de los gobernadores que recibió la noticia fue el mandatario de Nueva Jersey, Phil Murphy, que se mostró a favor de la medida y dijo que “podría cambiar las reglas del juego”.

Aunque se negó a pronunciarse sobre la posibilidad de que eso signifique una reapertura escolar masiva, sí indicó que las primeras 170.000 pruebas llegarán en el transcurso de las próximas dos semanas y estarán destinadas a las instituciones escolares y comunidades de bajos recursos.

“Nuestra intención es que también se destinen a las empresas de carácter esencial, para que ante cualquier circunstancia puedan permanecer abiertas”, sostuvo.

Translate »