El Gobierno de Pensilvania pide a la Corte Suprema estatal que extienda los plazos para la votación por correo

La solicitud propone que la fecha límite de recepción de boletas -prevista para el día de las elecciones, el 3 de noviembre- se extienda un poco más, debido a que quienes la requieran cerca de la fecha no llegarán a tiempo para emitir su voto.

El Gobierno de Pensilvania le solicitó formalmente a la Corte Suprema estatal que extienda los plazos para la votación por correo, de cara a la elección presidencial que se llevará a cabo el próximo 3 de noviembre en todo el país.

Hasta el momento, la fecha límite para la recepción de las boletas es el mismo día de las elecciones a las 8 p.m., pero la administración del gobernador Wolf propuso que ese plazo se corra unos días más adelante, debido a que podría perjudicar a quienes soliciten su boleta a último momento.

En la misiva, se cita una carta redactada el 29 de julio por el abogado del Servicio Postal de los Estados Unidos, Thomas Marshall, quien advirtió que los plazos para la votación por correo de Pensilvania son “incongruentes” con los tiempos habituales que requiere esta práctica.

“Para decirlo de manera simple: los votantes que soliciten boletas por correo en la última semana del período de solicitud y devuelvan su boleta completa por correo, probablemente quedarán privados de sus derechos. Y será por causas ajenas a su voluntad”, advirtieron los representantes de la administración Wolf en su argumentación.

Por ello, el Gobierno postuló que se mantenga la fecha límite del 3 de noviembre a las 8 p.m. para evaluar el momento en que esa boleta fue despachada, pero se permita su recepción hasta tres días después de ese momento.

Además, la administración también pidió que los votos que se reciban durante esos tres días pero que no cuentan con un matasellos visible que certifique el momento en que fueron despachadas también se contabilicen, debido a que -para los letrados- es lógico suponer que fueron enviados antes del domingo de las elecciones.

Por ende, esto no hace más que aumentar la polémica en torno a la votación por correo, una modalidad que ha sido acusada en reiteradas oportunidades como “fraudulenta” por parte del presidente Donald Trump y que llevó a que este jueves la ex candidata Hillary Clinton advierta que el presidente podría presentar una demanda en ese sentido si es que pierde las elecciones.

Además, representa una muestra cabal de cuánto podrían demorarse los resultados finales de los comicios; para todas las encuestas, Pensilvania será un estado clave, por lo que si allí los conteos se demoran hasta tres días, la incógnita para conocer al próximo presidente podría extenderse por plazos inéditos en la historia electoral estadounidense.

Translate »