El gobernador Wolf veta un proyecto de Ley que impedía que empresas reciban demandas por cambios durante el COVID-19

Foto: Office of the Governor PA

La ley, que había sido impulsada por los republicanos y aprobada en ambas cámaras estatales, buscaba ofrecer protecciones temporales para que los establecimientos realicen las reformas necesarias en el marco de la pandemia.

El gobernador Tom Wolf vetó este lunes un proyecto de ley que buscaba brindar protecciones temporales a escuelas, hospitales y empresas que tengan que realizar reformas en el marco de la pandemia.

El proyecto había sido aprobado en ambas cámaras con el voto de los republicanos y el apoyo de algunos legisladores de la oposición demócrata. Según justificaron los parlamentarios, la iniciativa buscaba fomentar que se puedan realizar refacciones con la tranquilidad de no sufrir demandas en el caso de que se incumpla alguna normativa, siempre y cuando se actúe “de buena fe”, como justificaba el texto del proyecto.

“Esta legislación no otorga inmunidad total a nadie. Simplemente asegura que si las empresas, instituciones y organizaciones siguen las directivas de salud pública establecidas por el gobierno federal o el estatal, se les otorgarán protecciones básicas en el caso de que sean demandados”, había explicado David Taylor, presidente y director ejecutivo de la Asociación Industrial de Pensilvania.

“Son protecciones específicas, limitadas y temporales. Las necesitamos desesperadamente para hacerles frente a los desafíos económicos que nos genera la pandemia”, había coincidido el presidente de la Cámara de Negocios e Industria de Pensilvania, Gene Barr,

Este lunes, Wolf no coincidió con la intención del Congreso estatal y vetó la ley ya que a su entender no es correcto “brindar protección por incumplimientos o descuidos”.

“En un momento en que el COVID-19 se está propagando rápidamente, debemos tomar medidas para garantizar el cumplimiento de las órdenes de salud pública y mejorar las prácticas de seguridad”, justificó el mandatario en el texto que acompañó al veto.

Según el gobernador, la ley permitía “protecciones demasiado amplias”, que podían decantar en que las empresas, escuelas y hospitales se sientan “invitadas a descuidarse y despreciar la seguridad pública”.

Tras su decisión, el vocero del Partido Republicano en la Cámara de Representantes estatal, Jason Gottesman, criticó duramente a Wolf y dijo que su veto “es realmente una vergüenza”.

“Después de todo lo que el gobernador ha hecho para interponerse en el camino de las pequeñas empresas y devastar nuestra economía, una vez más está bloqueando nuestro intento de hacer lo que hay que hacer para ayudarlas en este momento”, manifestó.

Translate »