El gobernador Wolf pide al Congreso la aprobación de la Ley de Restaurantes

Foto: Pexels

El proyecto de ley cuenta con el apoyo de algunos legisladores de Pensilvania y, si se aprueba, facilitará una ayuda económica para los restaurantes afectados por el COVID-19. 

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, envió la aprobación al Congreso de lo que sería la nueva Ley de Restaurantes. Se trata de un apoyo económico temporal que se otorgaría a proveedores de alimentos y bebidas, destinado a cubrir los costos que genera la pandemia del Coronavirus en estos comercios. 

En caso de aprobarse la legislación, se establecerá un Fondo de revitalización por un valor cercano a los 120 mil millones de dólares, que le permitirá a los propietarios enfrentar los desafíos financieros propios del confinamiento, y a la vez inyectar una importante suma de dinero que les posibilite salvar los empleos de sus colaboradores. 

El proyecto de ley fue presentado a mediados de junio y, si bien cuenta con el apoyo bipartidista en el Congreso, todavía espera por su confirmación. Si se concreta, el monto de la subvención podría variar de acuerdo a cada establecimiento, con el objetivo de cubrir la diferencia que obtuvo un restaurante durante el año anterior y los montos que se estiman en relación a los próximos meses. 

El gobernador Wolf se refirió a estos comercios como “pequeñas empresas que forman una parte importante de cada comunidad” y destacó que en este momento necesitan de la ayuda federal. Además del valor productivo que representan estos locales, el jefe regional dijo que “son lugares que ayudan a unirnos” como sociedad.

Esta ayuda económica estaría destinada también a los bares del estado, siempre y cuando no coticen en bolsa, o que correspondan a una empresa con más de 20 franquicias. Los propietarios podrán utilizar esta subvención para pagar los costos de hipotecas y alquileres, alimentos u otros gastos. 

Cabe aclarar que estos sectores han sido de los más afectados por la pandemia. En un primer momento, fueron uno de los primeros locales que tuvieron que cerrar sus puertas por no ser considerados esenciales. Una vez que Pensilvania avanzó a la fase verde pudieron abrir a un 50% de su capacidad y hoy, con el incremento de los contagios, se redujo a un 25% la cantidad de comensales habilitados en interiores.

Translate »