El gobernador Wolf ordena el uso obligatorio de máscaras faciales

Foto: Joe Hermitt

La medida llega debido al aumento en los casos de COVID-19 en el estado y busca controlar la propagación del virus dentro de Pensilvania.

La orden emitida este miércoles por el Gobierno de Pensilvania entra en vigencia de inmediato y exige a los residentes el uso de máscaras faciales en público, y no solo cuando ingresan al interior de espacios cerrados donde se aglomeran personas.

“Esta orden de usar máscaras es esencial para detener el reciente aumento en los casos de COVID-19 que hemos visto en Pensilvania”, dijo el gobernador Tom Wolf en un comunicado de prensa.

Wolf detalló que se llegó a este punto crítico porque los residentes “no llevaban cobertores ni practicaban el distanciamiento social”. Sin embargo, no hubo anuncio sobre las medidas que se aplicarán para quien no cumpla la norma y solo dijo que se pediría a los funcionarios locales y las fuerzas del orden la “tarea de educar” a la población.

La disposición fue firmada por la Secretaria de Salud Rachel Levine y se sustenta en la Ley de Prevención y Control de Enfermedades, donde se exige el uso de  máscaras a las personas que permanezcan en lugares abiertos y no puedan mantener una distancia de seis pies entre sí.

Del mismo modo, todas las personas en hospitales, farmacias, clínicas veterinarias y otros entornos de atención médica, y quienes visitan un área interior donde se permite al público en general, deberán utilizar cobertores faciales. La orden indica que los trabajadores tendrán que usar máscaras cuando preparan alimentos o interactúan con el público.

El gobernador Wolf resaltó que quiere alejarse de las medidas estrictas y agregó que no tiene intención de que el Estado sea el árbitro o ejecutor de los problemas del virus. Caso contrario, apuesta a que se pueda bajar la información y los recursos para que los condados puedan ocupar ese rol. 

En relación con la medida, el fiscal de distrito del condado de Berks, John Adams, aclaró que no sabía de ningún estatuto que pudiera usarse para penalizar a alguien por no usar una máscara, e indicó que los jefes de policía solo pueden solicitar el “cumplimiento voluntario” de la orden.

Al igual que Adams, el representante estatal Russ Diamond, R-Lebanon y la asamblea republicana de la Cámara consideran que la medida no se puede hacer cumplir. “Buena suerte con eso”, dijo Diamond en reacción al comunicado de prensa de Wolf, mientras que la Cámara respondió: “otra orden de máscara unilateral inaplicable”.

En víspera del 4 de julio, y después de un repunte en los casos de COVID-19 en el estado, el gobernador Wolf dijo ser consciente de que puede haber problemas con las personas que se reúnen para exhibiciones de fuegos artificiales, pero quiere que los funcionarios locales se sientan seguros de que pueden hacerse cargo de las cosas por su cuenta.

El más reciente balance de casos por COVID-19 en Pensilvania, registró 91.864 contagios de los cuales han fallecido 6.704 personas. Los condados con mayor cantidad de infectados son Filadelfia con 26,257, Montgomery 8.483, Delaware 7.275, seguido por Bucks 5.777 y Berks 4.559.

Translate »