El gobernador Wolf exige el cumplimiento de las medidas de seguridad en bares y restaurantes

Foto: governor.pa.gov

Las estrictas medidas de seguridad establecidas por el Gobierno de Pensilvania están orientadas a proteger a la población y mitigar la propagación del COVID-19.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, instó a los residentes del estado a cumplir con la guía de orientaciones establecidas para brindar las condiciones de seguridad necesarias en restaurantes y bares, a fin de preservar la salud de trabajadores y clientes.

“Estos espacios ofrecen a las familias y amigos un lugar para reunirse y socializar mientras disfrutan de su comida. Queremos asegurarnos de que los propietarios cumplan con las precauciones adecuadas para proteger a los trabajadores y clientes”, mencionó el jefe de estado.

De acuerdo con la guía de precauciones dispuesta de manera conjunta por el Gobierno de Pensilvania y la Asociación de Restaurantes y Alojamientos, se establece que todas las empresas que brinden servicios de comidas pueden permanecer abiertas con una ocupación del 50%.

Asimismo, es obligatorio que todos los clientes utilicen máscaras al momento de circular dentro del local comercial, aunque no es requerido el uso del protector facial mientras permanezcan sentados. En cuanto al distanciamiento, las mesas del lugar deben tener una separación de seis pies, sean asientos fijos o móviles.

Las instalaciones deberán proporcionar guías físicas, tales como cinta adhesiva en el piso o en las aceras y señalización en las paredes, para garantizar que los clientes respeten el espacio en las filas al momento de esperar por el acceso a los baños o la habilitación de las mesas. 

De igual forma, los locales asignarán un límite para la cantidad de empleados en espacios compartidos -incluyendo salas de descanso y oficinas- para mantener la distancia reglamentada. También tendrán que separar las estaciones de trabajo para evitar que los empleados mantengan la distancia.

Además, los colaboradores deberán limpiar áreas de alto contacto, lavarse las manos con mayor frecuencia, utilizar desinfectantes autorizados y evitar tocarse la cara con elementos propensos al contagio.

A medida que la administración de Tom Wolf supervisa de cerca los indicadores de salud pública dentro de la fase verde de reapertura del estado, el cumplimiento estricto de las medidas de seguridad será fundamental para evitar la propagación del virus y la necesidad de aplicar restricciones más severas.

La oficina de Control de Licor de la Policía Estatal de Pensilvania (BLCE) será la encargada de verificar el cumplimiento en las instalaciones autorizadas y deberán garantizar todos los requisitos. Aquellos que no respeten las normas recibirán multas de hasta mil dólares y la posible suspensión y / o revocación de la licencia de licor.

Translate »