El gobernador de Pensilvania da marcha atrás a ciertas reaperturas, en respuesta a los aumentos de casos de COVID-19

Tom Wolf firmó nuevas órdenes que buscarán evitar una mayor propagación del virus. La disposición incluye cambios en bares y restaurantes, gimnasios, reuniones y teletrabajo.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, se reunió con la secretaria de Salud, la Dra. Rachel Levine, para firmar el ordenamiento de nuevas medidas que empiezan a regir a partir de este jueves y llegan para dar marcha atrás a ciertas reaperturas. El anuncio fue realizado después del reciente aumento de casos que se manifestaron en el estado.

Al respecto, el gobernador expresó su preocupación por el incremento de contagios y justificó la decisión de actuar con rapidez. “Los médicos expertos que observan la trayectoria en la que estamos ahora proyectan que esta nueva oleada pronto podría eclipsar el pico de abril, cuando tuvimos casi dos mil casos nuevos el 9 de abril”, declaró. 

La disposición viene a poner algunas restricciones a actividades y servicios que se venían realizando de manera diferenciada en Pensilvania, e incluye cambios en bares y restaurantes. Además, se brindaron modificaciones sobre la cantidad de personas que pueden participar de una reunión en lugares cerrados y se solicitó que todas las empresas realicen sus operaciones mediante teletrabajo. 

En el caso de las tiendas que pertenecen a la industria minorista de servicios de alimentos, podrán entregar comida para llevar o mediante delivery, a la vez que el consumo en los locales en asientos interiores y exteriores se podrá realizar con una ocupación máxima del 25%, en la medida en que cumplan estrictamente con los requisitos del Gobierno. 

Estos lugares no estarán habilitados para vender bebidas alcohólicas para consumir fuera del local y solo se podrá servir tragos para el consumo dentro del establecimiento, cuando los comensales estén disfrutando también de una comida. En cuanto a los clubes nocturnos, permanecerán cerrados y tendrán prohibido realizar cualquier tipo de operación. 

Los gimnasios e instalaciones de acondicionamiento físico podrán continuar con sus operaciones en el interior, pero se deberán priorizar todas aquellas actividades que puedan ser realizadas al aire libre. Además, los asistentes tendrán que utilizar máscaras faciales y mantener el distanciamiento social. 

En cuanto a eventos y reuniones, no se podrán realizar encuentros de más de 25 personas en espacios interiores y se limita a 250 asistentes -incluyendo el personal de trabajo- para las concentraciones al aire libre. 

Según anunció el Gobierno de Pensilvania, sí se permitirán pequeñas reuniones de amigos en espacios abiertos y se alienta a las familias a disfrutar, bajo ciertos recaudos, de los 121 parques estatales en donde podrán realizar actividades físicas y recreativas. 

Para poder controlar estas restricciones, las empresas y personas que infrinjan las medidas podrían estar sujetas a multas, clausura de locales u otras medidas. Podés consultar el detalle completo de la orden del gobernador aquí y consultar las limitaciones de la Secretaría de Salud en el siguiente enlace: https://bit.ly/2DMlYUQ

Translate »