El Gobernador de Ohio desplegará 300 miembros de la Guardia Nacional durante el primer debate presidencial en Cleveland

Foto: SHANNON STAPLETON / REUTERS

El mandatario anunció que la decisión tiene como objetivo garantizar que “haya un ambiente seguro” durante el primer evento donde coincidirán Biden y Trump para medir sus propuestas públicamente.

El gobernador republicano de Ohio, Mike DeWine, emitió una proclamación para activar 300 agentes de la Guardia Nacional, que prestarán apoyo a las fuerzas de orden local para llevar seguridad en el primer debate presidencial que se llevará a cabo la próxima semana en Cleveland.

“Después de recibir una solicitud formal de los funcionarios de Cleveland anoche, emitiré una proclamación hoy que activa a unos 300 miembros de @OHNationalGuard para ayudar a @CLEPolice a garantizar un entorno seguro para los asistentes al debate presidencial del martes en Cleveland”, anunció DeWine a través de su cuenta de Twitter.

El gobernador recordó que en el 2016 la guardia también fue desplegada para ayudar a controlar las multitudes en la Convención Nacional Republicana en Cleveland.

Los debates entre Biden y Trump iniciarán con un encuentro en Ohio el 29 de septiembre, para continuar una segunda disputa presidencial el 15 de octubre en Miami y una fecha final en Nashville el 22 de octubre. Luego, el vicepresidente Mike Pence tendrá su propia disputa el 7 de octubre en Salt Lake City con la candidata a la vicepresidencia demócrata Kamala Harris.

La Guardia Nacional tradicionalmente cumple funciones solo en situaciones violentas, pero este año ha sido notable su presencia en varios estados el país, en medio de un panorama de protestas contra la brutalidad policial y el racismo que han encendido las calles tras la muerte de personas afroamericanas como George Floyd, Breonna Taylor y Ahmaud Arbery.

Uno de los principales temas que se discutirá en el primer encuentro entre Biden y Trump será la situación racial, que esta semana volvió a generar masivas protestas tras una controvertida decisión de la Justicia por el caso Breonna Taylor, luego de que un jurado optara por no acusar de asesinato a ninguno de los policías que participaron en el crimen.

Asimismo, la pandemia será uno de los principales ejes del debate, a medida que Estados Unidos se acerca a los 7 millones de infectados por COVID-19 y sobrepasa los 200.000 fallecidos. Se trata de uno de los escenarios políticos más complejos, ya que un rebrote de casos en el país preocupa a las autoridades por números que superan los 40.000 casos diarios.

También se discutirá la temática en torno al nombramiento de un nuevo juez en la Corte Suprema de Justicia antes de las elecciones, tras el fallecimiento de Ruth Ginsburg la semana pasada.

De igual manera, el tema económico será abordado junto al desarrollo de las elecciones, las cuales el mismo presidente Trump ha desestimado al asegurar que el voto por correo podría “facilitar el fraude”. El mandatario criticó que las “papeletas son un desastre”, y no se comprometió a entregar pacíficamente el poder en el caso de que pierda las elecciones ante Joe Biden.

En este contexto, el analista político Raúl Monfort opinó que “el debate va a ser el desafío más grande para Biden”, ya que el demócrata se caracteriza por un perfil más moderado y tener pocas presentaciones frente a la prensa, mientras que su rival está acostumbrado al roce dialéctico y su “agresividad es más clara y permite brindar un mensaje más contundente”.

Translate »