El gobernador Cuomo habilitó el inicio de la Fase Tres en la ciudad de Nueva York

Foto: Flickr

A partir de hoy, la Gran Manzana ingresa en una nueva etapa de reapertura y reactivación económica que no incluye las comidas en el interior de bares y restaurantes. 

El gobernador Andrew Cuomo habilitó el inicio de la Fase Tres en la ciudad de Nueva York y anticipó sobre las nuevas actividades que serán habilitadas. Los propietarios de las casas de comida deberán esperar para recibir comensales adentro de los locales, a medida que se trabaja en nuevas acciones que les permitan maximizar sus ganancias. 

De esta forma, la Gran Manzana se convierte en la última ciudad de la región en mudarse finalmente a esta nueva etapa, al momento en que gran parte del estado ya se encuentra en la Fase Cuatro. 

Esta nueva etapa incluye la habilitación de la mayoría de las tiendas y servicios de cuidado personal, entre los que se destacan spas, cosmetología, salones de belleza, tratamiento depilatorio, y la posibilidad de que los tatuadores de la ciudad puedan volver a realizar sus trabajos. Estarán prohibidas aquellos servicios que requieran que un cliente deje de utilizar el cobertor facial, como la incorporación de piercing en la nariz y mascarillas estéticas. 

El reinicio de estas actividades podrá efectuarse únicamente en la medida en que propietarios y empleados de los comercios cumplan con las medidas de seguridad establecidas por el Estado para evitar la propagación del coronavirus. 

La reactivación implica respetar el distanciamiento social, distribuir el número de trabajadores en distintas jornadas y no superar el 50% de la capacidad máxima de atención, con clientes que tendrán que utilizar cobertores faciales. Además, los empleados deberán someterse a pruebas diagnostico cada 14 días y realizar un control de temperatura diario obligatorio. 

El ingreso a la Fase Tres de reapertura no trajo la felicidad que esperaban los propietarios de bares y restaurantes de la ciudad que, después de largos debates entre el alcalde Bill de Blasio y el gobernador Andrew Cuomo, finalmente deberán seguir esperando para recibir a los clientes en espacios cerrados.

Translate »