El FBI detectó un complot de una milicia armada para secuestrar a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer

Foto: Tw @GovWhitmer

Seis personas, pertenecientes o asociadas al grupo  Wolverine Watchmen, enfrentan 19 cargos relacionados principalmente al terrorismo. La investigación comenzó a principios de año.

Miembros de una milicia armada de Michigan están acusados de conspirar para el secuestro de la gobernadora, Gretchen Whitmer, y de potencialmente querer matar a otros funcionarios estatales.

Se trata de seis personas que pertenecen al grupo armado Wolverine Watchmen que comenzaron con sus planes a comienzos de 2020. Los acusados enfrentan 19 cargos asociados al terrorismo, según detalló la fiscal del estado, Dana Nessel. 

“A principios de 2020, el FBI se enteró a través de las redes sociales de que un grupo de personas estaba discutiendo el derrocamiento violento de ciertos componentes gubernamentales y policiales”, dice la presentación que se hizo el pasado 6 de octubre ante los tribunales.

Según consta en la investigación, el hecho involucra a 15 personas de diferentes estados que se reunieron el pasado 6 de junio en Ohio para realizar acciones contra del Gobierno que, para ellos, están violando la Constitución de los Estados Unidos.

“… Varios miembros hablaron sobre asesinar ‘tiranos’ o ‘tomar’ a un gobernador en funciones. El grupo decidió que necesitaban aumentar su número y se animaron unos a otros a hablar con sus vecinos y difundir su mensaje”, se detalla en la presentación.

Algunas de las acciones que pretendían llevar adelante eran identificar las casas de algunos reconocidos funcionarios, instigar a una guerra civil, secuestrar funcionarios y participar de una acción para atacar al Capitolio.

El FBI dispuso un informante secreto en la organización que fue quien alertó que este grupo de personas planeaba ingresar al edificio y tomar rehenes, incluida la propia gobernadora que sería juzgada por “traicionar” a los Estados Unidos.

Entre el 14 de septiembre y el 3 de noviembre las milicias tenían planeado realizar una capacitación y una recaudación de fondos para poder comprar explosivos. El ataque al Capitolio se efectuaría días antes de las elecciones presidenciales.

Si bien se estima que participaron más de seis personas, sólo ese número fue finalmente acusado por la conspiración. Se trata de Adam Fox, Barry Croft, Ty Garbin, Kaleb Franks, Daniel Harris y Brandon Caserta.

Translate »