El desempleo bajó a 5,2 % en agosto, por debajo de lo esperado

Foto de Benjamin Disinger en Unsplash

El desempleo en los Estados Unidos descendió dos décimas a 5,2 % durante agosto, según comunicó el Departamento del Trabajo en Washington.

En total se generaron 235.000 nuevos puestos de trabajo durante el último mes, la menor cifra en siete meses, marcando una brusca desaceleración respecto del mes de julio donde se abrieron 1,05 millones de nuevos empleos (revisado al alza, a partir de 943.000).

De esta forma, los puestos de empleo continúan 5,3 millones por debajo a los niveles previos a la pandemia.

Horas después del anuncio, el presidente estadounidense Joe Biden, consideró que la recuperación económica en ese país es “duradera” y “fuerte”, pese al freno en la creación en empleo.

Las cifras, no obstante, decepcionaron todos los pronósticos y generan complicaciones a la Reserva Federal estadounidense (FED) que planteaba comenzar a reducir su política monetaria de estimulo para fines del año en curso.

El presidente de la FED, Jerome Powell, enfatizó la importancia de este índice como métrica a la hora de decidir cuando reducir su política de compra de activos.

Según una encuesta realizada por la agencia Bloomberg a un grupo de economistas, se esperaban 733.000 nuevos empleos, es decir casi tres veces más.

La variante Delta es señalada como uno de los principales motivos del pobre desempeño del índice: los nuevos puestos en ocio y alojamiento, que aportaron fuertes resultados en reportes anteriores (con un promedio de 350.000 nuevos puestos por mes), se estancaron durante agosto.

Se registró una caída en los puestos de trabajo de restaurantes, bares, comercios minoristas (especialmente en las tiendas de alimentos), construcción, gobierno y sanidad.

En cambio, aumentaron las cifras en los rubros de servicios empresariales y profesionales (74.000 nuevas posiciones); transporte y almacenaje (53.000), y manufactura: el trabajo en las fabricas aumentó en 37.000 nuevos puestos, vehiculizado por las automotrices.

Otra causa son las persistentes dificultades a la hora de reclutar en el mercado laboral: el temor por la variante Delta del Coronavirus genera dificultades a la hora de ocupar las vacantes.

En agosto, 5,6 millones de personas manifestaron no poder trabajar debido a la pandemia, a comparación de los 5,2 millones del mes anterior.

Es decir, la disminución en el desempleo de 5,4 % a 5,2 % se explica en parte por el hecho de que muchas personas han abandonado el mercado laboral y ya no buscan trabajo activamente.

Además, el repunte en los contagios, que ya afectó al consumo y los planes de retorno a la presencialidad, pudo haber obligado a las empresas a ser más cautelosas a la hora de contratar mientras al tiempo que otras, para incentivar la incorporación de personal, aumentaron los salarios (el salario por hora, en promedio, aumentó 0,6% en agosto, el doble de lo esperado y acumulando 4,3% anual) u ofrecieron bonos especiales.

Algunos analistas ya revisaron a las bajas sus pronósticos de crecimiento para el tercer trimestre debido al debilitamiento reciente en el gasto de consumo.

En tanto, la Población Económicamente Activa (es decir, el porcentaje de estadounidenses que actualmente está empleado o busca activamente trabajo) persiste sin cambios en 61,7% y continua afectada por los trabajos de cuidado en el hogar y las preocupaciones por el virus (el nivel previo a la pandemia era de 63,3%).

Según Ian Shepherdson, economista en jefe en Pantheon Macroeconomics, datos como los de hoy sugieren que la FED “no tendrá apuro en reducir los estímulos” al haber “tanta incertidumbre en el mercado laboral”.

El reporte llega antes de la fecha oficial del 6 de septiembre donde finalizarán todos los programas extendidos de beneficios por desempleo: casi la mitad de los Estados ya los culminaron en un intento de enmendar la falta de trabajadores en algunas empresas.

El desempleo cayó en todos los grupos demográficos, con excepción de los afroamericanos que alcanzó una cifra de 8,8% (mientras que entre los estadounidenses blancos es de 4,5%). Asimismo, disminuyó la tasa de participación general en el empleo en el caso de las mujeres de 25 a 54 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »