El desempleo en el país cayó mínimamente en noviembre y se ubica en 6,7%

Foto: Reuters

En octubre, el valor se había situado en 6,9%, lo que significa que en el último mes se crearon 245 mil nuevos puestos laborales.

El desempleo en el país durante el mes de noviembre cayó 0,2% en relación al mes anterior y se ubicó en 6,7%.

Los datos corresponden al informe oficial del Departamento de Trabajo, que informó que se crearon 245 mil puestos laborales en el mes pasado, lo que permitió arribar al valor de desempleo más bajo en toda la pandemia.

Sin embargo, también significa la menor caída mensual desde abril, cuando se registró el pico de 14,7% de desocupación, en el peor mes al respecto desde 1948, cuando comenzaron a contabilizarse estos datos.

Desde allí, las cifras bajaron a 13,3% en mayo, 11,1% en junio, 10,2% en julio, 8,4% en agosto y  7,9% en septiembre, hasta llegar al 6,9% del mes pasado.

Así, puede percibirse como la recuperación generada por la apertura económica de los estados y los paquetes de asistencia brindados por los distintos estamentos gubernamentales comienza a estancarse. De hecho, este mes se crearon menos de la mitad de los puestos laborales del mes anterior: de 610 mil se pasó a 245 mil.

Uno de los motivos, claro está, es la nueva aceleración en los contagios, que registra niveles inéditos y redunda en un aumento en las hospitalizaciones y muertes.

De esta manera, si bien los estados -en general- no han ordenado cierres totales como al inicio de la pandemia, sí se han restringido algunas actividades y, además, muchas personas volvieron a permanecer en su hogar, tal y como hacían en la primavera.

La situación, por ende, preocupa a las autoridades, que observan cómo la discusión por otorgar un nuevo paquete de asistencia se encuentra trabada en el Congreso, lo que podría generar consecuencias económicas devastadoras para los sectores más afectados.

Por el momento, el objetivo de regresar a los niveles pre-pandémicos, cuando el desempleo se ubicaba en un promedio estable del 3%, se encuentra muy lejos de alcanzar.

De esta manera, Tom Wolf se sumó a una larga lista de gobernadores que se han pronunciado al respecto. Sin distinción partidaria, tanto demócratas como republicanos les han pedido a los parlamentarios de ambos espacios políticos que se pongan de acuerdo y prorroguen la ayuda federal.

La urgencia por aprobar esta iniciativa no solo existe por la necesidad de brindar más dinero a los sectores perjudicados, sino también porque muchas de los derechos garantizados con la Ley CARES (que se aprobó al comienzo de la pandemia) vencerán el 31 de diciembre de 2020.

“Les escribo para instarles a que renueven o extiendan durante 2021 varios programas que terminarán el 31 de diciembre de 2020. Inclusive algunos ya han expirado, por lo que muchos residentes de Pensilvania se encuentran luchando solos durante uno de los desafíos más difíciles de nuestra historia”, expresó.

La misiva de Wolf fue dirigida a la delegación del Congreso de Pensilvania, aunque buscó interpelar a todos los parlamentarios en general, a quienes les pidió que “consideren lo importante que ha sido la ley CARES para la nación”.

“Ha ayudado a las empresas y trabajadores a prevenir una mayor contracción de la economía. Es necesario que se actúe con rapidez para extender estos programas”, solicitó.

Lo curioso es que, en general, la mayoría de los legisladores coincide con Wolf sobre la urgencia de aprobar una iniciativa de este tipo. Sin embargo, luego de meses de negociaciones, la fecha límite del cierre de las sesiones del Congreso se acerca y aún no se llega a un acuerdo al respecto.

Uno de los puntos centrales de la discusión es la Compensación Federal por Desempleo Pandémico (FPUC, por sus siglas en inglés), que otorgaba 600 dólares semanales a quienes perdían su empleo a causa del Coronavirus hasta el 31 de julio de este año.

En general, los demócratas se muestran a favor de renovar esta medida, mientras que los republicanos son más renuentes y prefieren destinar ese dinero a las empresas o a alguna iniciativa que promueva la inserción laboral.

Wolf, por su parte, coincidió con el grueso de su partido y pidió que se extienda este programa debido a que “los dólares regresan directamente a la economía”.

“La gente utilizó los beneficios de la FPUC para pagar el alquiler o la hipoteca, para comprar alimentos y para continuar con sus gastos rutinarios como consumidores, lo que ayudó a mantener nuestra frágil economía”, opinó.

Translate »