El Concejo Municipal de Allentown aprobó la contratación de 11 policías y el Departamento tendrá 222 oficiales

Foto: Mónica Cabrera/ The Morning Call

El reclutamiento de nuevos agentes llega ante un panorama de jubilaciones que dejaría 30 vacantes a finales de este año y otras 40 para finales del año que viene.

El Concejo Municipal de Allentown aprobó el ingreso de 11 oficiales al Departamento de Policía de la ciudad, lo que significa -después de muchos años- la ocupación total de los puestos del personal de seguridad. 

A su vez, esto les permitirá recibir una subvención federal de 750.000 dólares por un plazo de 3 años para la contratación de seis agentes adicionales para las fuerzas de seguridad comunitaria.

El jefe de policía de la ciudad, Glenn Granitz Jr, dijo que se ha “convertido en una prioridad utilizar esta subvención para volver a lograr la formación de una policía comunitaria real en Allentown“, y agregó que esperan hacer nuevas “contrataciones adicionales pronto”.

Sin embargo, esta decisión no fue dictada de manera unánime y dos integrantes del Concejo, Joshua Siegel y Ce-Ce Gerlach, se opusieron bajo el argumento de que la acción es fiscalmente irresponsable y va en contra de su objetivo de reorganizar las iniciativas de seguridad pública de la ciudad.

Gerlach manifestó su rechazo a las contrataciones adicionales porque se produjeron dos semanas antes de que el Ayuntamiento y la administración del alcalde Ray O’Connell comenzaran las negociaciones presupuestarias para el 2021.

En contrapartida, Granitz destacó que todas las contrataciones se efectuaron dentro del proceso de selección existente en el Departamento y aseguró que cumplen con los parámetros establecidos en un proyecto de ley estatal recientemente aprobado, donde los antecedentes laborales de los agentes, incluidas las acciones disciplinarias, las quejas y las razones de la separación, son verificadas entre todos los departamentos de policía.

Cabe aclarar que el Ayuntamiento aprobó un proyecto de ley a principios de este año que le permitió al Departamento de Policía reclutar a oficiales previamente certificados que no tienen que asistir a la academia de policía de la ciudad, recortando aproximadamente ocho meses de capacitación antes de que puedan salir a las calles.

En ese punto, Joshua Siegel opinó que la alcaldía debería enfocarse en resolver las desigualdades sociales que son las que promueven el crimen, tales como la falta de viviendas, servicios y espacios de recreación para los más pequeños. 

Translate »