El ayuntamiento de Filadelfia aprobó un proyecto de ley que prohíbe a la policía los estrangulamientos

Foto: MICHAEL BRYANT / The inquirer

El proyecto fue aprobado por el Consejo y abre la puerta para discutir una reforma policial, que miles de personas han solicitado tras la muerte de George Floyd en Minneapolis bajo esta práctica.

El Ayuntamiento de Filadelfia aprobó varios proyectos de ley para la reforma policial en la ciudad, entre los que se incluyen la prohibición de los estrangulamientos por parte de la policía como táctica de detención hacia un sospechoso, así como una consulta pública antes de aprobar cualquier renovación de contrato con el sindicato de policías.

Un portavoz del concejal Kenyatta Johnson dijo en torno al proyecto de ley que quieren que el Departamento de Policía de Filadelfia “pueda detener a las personas de una manera en la que en realidad no pierdan la vida”, porque los agentes del orden público están justamente para eso, “para proteger y servir al público”.

Aunque la comisionada Danielle Outlaw introdujo en junio una modificación para restringir a los agentes de policía la aplicación de “estrangulamientos, ataduras y sentarse, arrodillarse o pararse sobre la cabeza, la cara o el cuello, así como sentarse, arrodillarse o pararse sobre el pecho”, el vocero de Johnson detalló que una legislación es más permanente y permitirá recobrar la confianza de la gente en los uniformados.

El otro proyecto de ley plantea que se escuchen los comentarios públicos de la población para luego pasar a un árbitro estatal que será el encargado de negociar los salarios, así como políticas disciplinarias y otras decisiones sobre un nuevo contrato policial.

En ese sentido, el concejal Katherine Gilmore Richardson, dijo en un comunicado que “durante demasiado tiempo, estos contratos se han negociado en la oscuridad, lo que permite a la Orden Fraternal de la Policía crear términos y exigir pagos independientemente de los resultados o la responsabilidad”.

Al respecto, John McNesby, presidente de la Orden, consideró que “el proyecto de ley no cambiará el proceso del contrato ni afectará a los oficiales en el terreno”.

Sin embargo, Gilmore Richardson insistió que esta legislación le agregará un componente público a una decisión que siempre se ha tomado a puertas cerradas. “El proyecto traerá transparencia a un proceso que ha estado envuelto en secreto durante demasiado tiempo”, resaltó.

Por el momento, se trata de solo un gran avance para la sociedad y los proyectos requerirán la firma del alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, y también deberán contar con la aprobación de la Legislatura.

Translate »