EE.UU. compró todo el stock mundial de un medicamento que ayuda a combatir el Coronavirus

Foto: Adobe Stock

Se trata del remdesivir, cuyas primeras pruebas demostraron que ayuda a los pacientes con COVID-19 a recuperarse más rápido de la enfermedad. Como es una droga patentada, ningún otro país puede ordenar su producción.

El gobierno de Donald Trump decidió comprar todo el stock mundial para los próximos tres meses del remdesivir, un medicamento que ha mostrado resultados positivos en las primeras pruebas realizadas a pacientes con COVID-19.

Hasta el momento, se ha comprobado que el tratamiento con esa droga ayuda a los enfermos a recuperarse hasta cuatro días más rápido de la enfermedad, por lo cual la administración presidencial decidió adquirir prácticamente la totalidad de las existencias globales de ese medicamento.

Las primeras 140 mil dosis de remdesivir ya habían sido agotadas por el país, que decidió dar un paso más y comprar 500 mil muestras adicionales, lo que significa toda la producción mundial para julio y alrededor del 90% para agosto y septiembre.

El problema para el resto de los países del mundo es que se trata de una droga patentada por la empresa Gilead, por lo cual ningún otro país o compañía puede ordenar su producción en forma unilateral

Debido al difícil acceso que tiene este medicamento, el secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos calificó la medida de Trump como “un acuerdo increíble, que garantizará que los estadounidenses tengan acceso al primer tratamiento terapéutico autorizado para Covid-19”.

Sin embargo, la decisión del presidente ha generado una preocupación importante en los aliados de Estados Unidos, tanto en Europa como en Norteamérica.

“No ha quedado nada para Europa, porque ellos tienen acceso a la mayor parte del suministro de ese medicamento”, se quejó el investigador de la Universidad de Liverpool, Andrew Hill, que planteó que todos los países están “al final de la cola” en relación a Estados Unidos.

“El remdevisir es el primer medicamento importante que ha sido aprobado, por lo que tal vez sea una muestra de lo que pasará cuando haya una vacuna. Es probable que todo se transforme en una tormenta de fuego”, graficó Hill.

El presidente de Canadá, Justin Trudeau, también manifestó sus críticas y advirtió que podrían generarse “consecuencias no deseadas” si Estados Unidos continúa tomando decisiones unilaterales sin consultar a sus aliados.

“Nosotros seguimos teniendo el interés de trabajar en forma colaborativa y cooperativa para mantener seguros a nuestros ciudadanos”, manifestó.

Translate »