Dos personas murieron en tiroteo durante las protestas en Kenosha

Foto: AP / Morry Gash

El resultado fatal surge en medio de manifestaciones por el episodio de brutalidad policial donde Jacob Blake fue baleado por la espalda a manos de la policía local.

El escenario de violencia y confrontación que vive la ciudad de Kenosha por tercera noche consecutiva, después del hecho donde Jacob Blake recibió 7 impactos de bala por un agente de policía, dejó un saldo de dos personas fallecidas y una gravemente herida, en medio de un tiroteo durante la madrugada de este miércoles.  

El Departamento de Policía de la ciudad informó a través de un comunicado en su cuenta de Twitter que recibieron un llamado por  “disparos y múltiples víctimas” en la intersección de 63rd Street y Sheridan Road, que resultó en “dos muertes y una tercera persona con lesiones graves”. Hasta el momento, no se ha develado la identidad de las víctimas.

El alguacil del condado de Kenosha, David Beth, informó que la investigación apunta a un grupo de hombres armados que pernoctaban fuera de la estación de servicio, quienes defendían los negocios de ser vandalizados en el mismo lugar donde se centraron las protestas contra los manifestantes. Las pesquisas indagan si el tiroteo se originó por esta situación, en un conflicto que quedó registrado en video.

El oficial describió que una especie de “milicia” ha estado patrullando la ciudad desde que estallaron las protestas, aunque no estableció algún tipo de vinculación entre los hechos y el video de un hombre armado que circuló en redes sociales, que estaba en el suelo tratando de ser desarmado por las personas y disparaba. “Son como una milicia, son como un grupo de justicieros”, detalló.

El nivel de las protestas en Kenosha se intensificó tras el anuncio del padre de Jacob Blake, quien confirmó que había “ocho agujeros” en el cuerpo de su hijo, y se desconoce si podrá recuperarse por completo de las lesiones causadas por los disparos. Desde el lunes, el estado de emergencia ha sido ratificado en la ciudad, pero los manifestantes no desisten en alzar su voz y salir a las calles.

El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, dijo que están evaluando el daño a la propiedad estatal y aumentarán la presencia de la Guardia Nacional de Wisconsin para “garantizar que las personas puedan ejercer su derecho de manera segura, proteger los edificios estatales y la infraestructura crítica”.

“No podemos permitir que continúe el ciclo de racismo e injusticia sistémicos. Tampoco podemos seguir por este camino de daño y destrucción”, destacó el mandatario demócrata, sobre un hecho que reavivó la discusión nacional en torno a la violencia policial y las protestas como sucedió con la muerte de George Floyd.

Por su parte, la madre de Jacob Blake, Julia Jackson, manifestó su rechazó contra la situación de confrontación y destrucción que se ha generado por el exceso policial que sufrió su hijo. En esa dirección, abogó por la sanación del país y dijo que: “He notado mucho daño. No refleja a mi hijo ni a mi familia”.

Jacob Blake se ha convertido en el nombre que ha reavivado el debate nacional contra el racismo y la brutalidad policial. Los acontecimientos recientes revelan que el país amerita una fuerte transformación cultural para erradicar estos lamentables episodios de violencia.

Translate »