Docentes de Nueva Jersey le reclamaron al Gobierno que brinde “ayuda inmediata” a inmigrantes

Foto: Wind of Spirit NJ - archivo

De acuerdo a los profesores, cerca de 500.000 residentes extranjeros en el estado no recibieron ningún tipo de ayuda estatal ante el COVID-19, pese a que muchos de ellos se encuentran en la primera línea de combate.

Un grupo de más de 100 maestros de distintas regiones de Nueva Jersey firmaron una carta en la cual instaron al gobernador Phil Murphy y a los integrantes de la Legislatura estatal a brindar “ayuda inmediata” a inmigrantes que residen en el estado.

Según los educadores, aproximadamente 500.000 ciudadanos extranjeros de Nueva Jersey no han recibido ninguna ayuda de parte del Gobierno para hacerle frente al COVID-19, pese a que muchos de ellos se encuentran en la primera línea de combate frente a la pandemia.

“Nueva Jersey es un estado de inmigrantes con una población considerable (casi medio millón de residentes) que están excluidos del alivio de COVID-19”, se quejaron los docentes, en un comunicado publicado por la Alianza para la Justicia de los Inmigrantes, una organización independiente que defiende los derechos de este sector de la sociedad.

“Esto ha dejado a padres, hijos y familias enteras sin ninguna fuente de ingresos o alivio durante una pandemia sin precedentes”, explicó el centenar de docentes, que provienen de los condados de Essex, Belleville, Bloomfield, East Orange, Livingston, Maplewood, Millburn, Montclair, Newark, Orange y West Orange.

Además, los profesores (que forman parte tanto de instituciones primarias como secundarias y universitarias) recalcaron que la desigualdad es aún mayor si se tiene en cuenta que los inmigrantes afectados “pagan $1,1 mil millones en impuestos federales y $600.000 en impuestos estatales y locales cada año”.

“También han contribuido con $1,3 mil millones al fondo del seguro de desempleo durante los últimos 10 años. Pese a que aportan a ese fondo, no pueden acceder a los beneficios del mismo”, argumentaron.

Todo esto genera, de acuerdo a los maestros, una situación común de “falta de acceso a programas de red de seguridad y ayuda para la pandemia, que ha exacerbado la seguridad económica y los riesgos de salud existentes para los habitantes indocumentados de Nueva Jersey y sus familias”.

Al poco tiempo de publicada la misiva, algunos profesores ampliaron sus declaraciones en solitario, como Adriana González, quien contó cómo a través de su experiencia personal ha podido relevar los argumentos vertidos en la carta.

“He visto cómo un estudiante se retrasó en sus trabajos en el aula porque tenía que cuidar a su madre, que estaba enferma de COVID-19. Su bienestar emocional se vio afectado, porque sus padres no podían trabajar y mientras tanto su familia no tenía ningún tipo de ingresos”, explicó.

“Durante esta pandemia he visto cómo los niveles de estrés de mis estudiantes se disparaban. Les ruego a los funcionarios del estado de Nueva Jersey que se ocupen de los estudiantes”, agregó Jessica Brater, profesora asistente de la Universidad Estatal de Montclair.

Translate »