Directores ejecutivos de Facebook, Google y Twitter defendieron ante el Senado la importancia de la Sección 230 en la difusión de contenidos

Foto: REUTERS

Los líderes de las empresas de tecnología testificaron sobre la legislación que ajusta los contenidos en redes sociales, pero también fueron interpelados por sus políticas de regulación sobre la desinformación electoral.

Durante una audiencia del Comité de Comercio del Senado, demócratas y republicanos interrogaron con opiniones divididas a los directores ejecutivos de Facebook, Google y Twitter sobre la necesidad de actualizar la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones.

Esta legislación protege a las firmas de tener que responsabilizarse por contenido publicado por sus usuarios, así como las regulaciones que aplican en sus redes a menos de una semana de las elecciones.

Los tres líderes de las empresas de tecnología coincidieron en que la Sección 230 les permite alcanzar un equilibrio entre resguardar la libertad de expresión y controlar el contenido. A su vez, aseguraron que sus plataformas no editan ninguna publicación y por lo tanto no regulan la política que se difunde en las redes.

Respecto a ese punto, el senador republicano de Mississippi, Roger Wicker, se refirió a la  Sección 230 y dijo que “ha llegado el momento de que termine ese pase libre” para hacer mención a la protección que se le puede ofrecer a las empresas sobre su responsabilidad, sin que puedan censurar el contenido que ellos consideren inapropiado.

Otro cuestionamiento lo marcó el senador republicano de Texas, Ted Cruz, que preguntó directamente al director ejecutivo de Twitter Inc., Jack Dorsey: “¿Quién diablos te eligió y te puso a cargo de lo que los medios pueden informar?”, en relación a la historia que fue difundida por The New York Post sobre el supuesto tráfico de influencias del hijo de Joe Biden, a la que Facebook y Twitter limitaron su difusión por considerarla información “dudosa”.

En ese sentido, los republicanos cuestionaron a las empresas por las regulaciones contra algunas publicaciones del presidente Donald Trump, mientras que algunos demócratas manifestaron que la audiencia tenía la intención de influir en los directores ejecutivos antes de los comicios. 

“Esto es bullying y es con fines electorales”, dijo el senador demócrata Brian Schatz, quien calificó el acto como una “tontería”.

El CEO de Twitter señaló que la modificación a la Sección 230 puede afectar la manera en que las personas se comunican en línea y la describió como “la ley más importante de Internet para la libertad de expresión y la seguridad”. A su vez, precisó que derogarla significaría mayor vigilancia del contenido.

Por su parte, el director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, dijo que operan sin prejuicios políticos y argumentó que “nuestra capacidad para brindar acceso a una amplia gama de información solo es posible gracias a los marcos legales existentes”.

Mientras que Mark Zuckerberg, de Facebook Inc, justificó que “si estuviéramos sujetos a una mayor cantidad de demandas por contenido, eso probablemente hubiera hecho prohibitivo para mí, como estudiante universitario en un dormitorio, comenzar con esta empresa”.

En el ámbito electoral, el senador demócrata de Nuevo México, Tom Udall, preguntó a los CEOS si los países extranjeros continúan intentando interferir en las elecciones, a lo cual todos respondieron que sí.

En medio de este contexto, los gigantes de la tecnología han adecuado sus plataformas para bloquear anuncios políticos en tiempos determinados y prohibir la difusión de contenido electoral falso o inadecuado. En ese aspecto, Twitter endureció sus controles sobre retuits y afirmaciones de victoria para las elecciones.

Translate »