Dimitió el Fiscal jefe de delitos electorales después de recibir la orden de investigar las elecciones

Foto: AFP

El abogado -con décadas de carrera- justificó su decisión alegando que el Departamento de Justicia había levantado restricciones que impedían investigar elecciones antes de que fuesen oficializadas y certificadas en cada estado.

El director de la División de Crímenes Electorales del Departamento de Justicia, Richard Pilger, renunció a su cargo luego de que el fiscal general William Barr ordenará la investigación por supuesto fraude en las elecciones del 3 de noviembre.

A través de un comunicado, Pilger señaló que la instrucción de Barr “deroga una norma de 40 años de no interferencia (federal) en investigaciones de fraude electoral durante el periodo anterior al de certificación de las elecciones”. Usualmente, las infestaciones de delitos electorales se desarrollan de acuerdo con la normativa de cada estado.

El Departamento de Justicia siempre ha esperado resultados concluyentes y definitivos en las elecciones antes de involucrarse, pero el Fiscal Barr argumentó que la medida nunca ha sido una regla tan fuertemente vinculante. Por esa razón consideró que, en caso de identificarse alguna irregularidad que pueda revertir los resultados electorales, se debía investigar con anterioridad.

“Autorizo a investigar denuncias sustanciales de irregularidades en el voto o en la tabulación del voto antes de la certificación de las elecciones en sus jurisdicciones en ciertos casos, como ya he hecho yo en instancias específicas”, informó Barr en un memorando a sus fiscales este lunes.

“Dichas investigaciones y revisiones pueden realizarse si existen denuncias claras y aparentemente creíbles de irregularidades que, de ser ciertas, podrían potencialmente afectar el resultado de una elección federal en un estado concreto”, complementó.

Pese a las reiteradas acusaciones de fraude por parte del presidente Donald Trump, todavía no han sido reveladas pruebas que sustenten su denuncia. Sin embargo, el líder republicano ha lanzado una ofensiva legal contra el triunfo de Joe Biden.

En medio de la incertidumbre que pesa sobre el entorno político del país, se suma la resistencia del presidente Trump para reconocer su derrota. En ese sentido, el equipo de campaña republicano declaró que “la elección no terminó” y planea una batalla sobre los resultados en los comicios.

El equipo legal del mandatario ha presentado demandas en varios estados para rebatir los resultados, sin embargo, muchas han sido retiradas y otras no parecen contar con el basamento legal suficiente para revertir alguna decisión electoral.

Las intenciones de la Administración Trump a través de sus denuncias legales significan un gran desafío, ya que tendrían que revertirse los escrutinios en Pensilvania, Georgia y Nevada o Arizona donde Biden ganó. 

Translate »