Detienen a supremacista blanco cerca del Capitolio con una bayoneta y un machete

Foto: Tw @CapitolPolice

Un hombre que dijo ser un supremacista blanco y que portaba una bayoneta y un machete fue detenido cerca de la sede del partido Demócrata y del Capitolio por portar armas que están prohibidas en Washington, y días antes de que simpatizantes del expresidente Donald Trump se congreguen en apoyo a los detenidos por participar del mortal asalto al Congreso de enero pasado.

Donald Craighead, de 44 años y residente de Oceanside, California, estaba al volante de una camioneta sin patente y llevaba una bayoneta y un machete, armas prohibidas en Washington, informó hoy la Policía del Capitolio en un comunicado.

La camioneta Dodge Dakota de Craighead, decorada con una esvástica y otros símbolos, fue vista cerca de la sede del Comité Nacional Demócrata alrededor de la medianoche, afirmaron las autoridades.

Según la policía, citada por la agencia de noticias AFP, el hombre declaró que estaba “patrullando” y acto seguido se refirió a “la ideología supremacista blanca y a otros discursos relacionados a la supremacía blanca”.

Craighead fue arrestado cerca de la sede del partido Demócrata, que está a unos 500 metros del Congreso.

Por su parte, el hermano y el padre del detenido manifestaron que estuvo separado de su familia durante años y que no sabían dónde había estado viviendo, según recogió la cadena de noticias NBC.

Hace años, fue diagnosticado con esquizofrenia y había respondido bien a los medicamentos antes de dejar de tomarlos, según su padre, también llamado Donald Craighead.

La policía, en tanto, dijo ignorar si el hombre llegó a Washington para asistir el sábado a una manifestación de simpatizantes del expresidente Trump, a favor de los detenidos por el ataque que el pasado 6 de enero dejó cinco muertos.

En este contexto, las medidas de seguridad se endurecen cada vez más a medida que se acerca la protesta.

“Este es, simple y llanamente, un buen trabajo policial”, expresó el jefe de policía del Capitolio, Tom Manger, en un comunicado y agregó: “Aplaudimos la aguda observación de los oficiales y el trabajo en equipo que resultó en este arresto”.

En la misma línea, anunció que barreras de seguridad serán nuevamente instaladas alrededor del emblemático edificio uno o dos días antes del acto y, “si todo sale bien”, se desmontarán rápidamente.

El líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schummer, por su parte, sostuvo que la policía está “mucho mejor preparada” en comparación al 6 de enero pasado.

La manifestación del sábado buscará denunciar “el trato tiránico e inhumano a los presos políticos del 6 de enero“, según los organizadores, quienes instaron a participar sin portar símbolos partidarios.

“Eso incluye ropa o pancartas que apoyen al presidente Trump o al presidente Biden”, detallaron en su sitio web.

Tras el asalto al Capitolio en enero pasado, que dejó cinco muertos y unos 600 detenidos, la sede del poder legislativo fue luego escenario de otros incidentes.

El 19 de agosto un hombre amenazó durante horas con hacer detonar un artefacto explosivo que decía tener en su auto estacionado ante el Congreso, pero finalmente se rindió ante las autoridades y no se encontraron explosivos.

El 2 de abril un policía murió y otro resultó herido cuando un joven atravesó con su auto una barrera que protegía la entrada al Congreso y luego fue abatido.

Un día antes del asalto al Congreso en enero, un desconocido dejó bombas artesanales ante las sedes de los partidos Demócrata y Republicano en Washington pero no llegaron a explotar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »