Departamento de Salud de Pensilvania está tomando medidas para remediar la escasez de segundas dosis de la vacuna contra el COVID-19

Foto: Departamento de Salud Pensilvania

La falta de inventario para aplicar la segunda dosis del antídoto de Moderna podría afectar entre 30.000 y 60.000 citas pautadas, así como la administración de 55.000 primeras dosis programadas para esta semana.

La Secretaria de Salud, Alison Beam, informó que un “problema estructural” en el lanzamiento de la vacuna contra el COVID-19 de Moderna provocó una escasez del antídoto debido a que “algunos proveedores de vacunas comenzaron a administrar inadvertidamente” como primeras dosis cuando estaban destinadas a ser segundas inyecciones.

“Después de una cuidadosa revisión y discusión con los legisladores sobre el Grupo de Trabajo Conjunto de Vacunas COVID-19 del Gobernador Tom Wolf, tenemos un camino claro a seguir que puede incluir ajustar el tiempo de administración de la segunda dosis siguiendo las pautas de los CDC”, expresó la funcionaria.

Debido a esta situación, Beam planteó algunos cambios establecidos dentro de los parámetros por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para ampliar de 28 días el tiempo de aplicación entre la primera y la segunda inyección de la vacuna Moderna hasta 42 días.

“Tenemos un camino claro a seguir que puede incluir ajustar el tiempo de administración de la segunda dosis siguiendo las pautas de los CDC que establecen el tiempo mínimo entre dosis en 21 y 28 días y el tiempo máximo en 42 días”, indicó la funcionaria.

Las estadísticas de inmunización en el estado muestran que hasta el 16 de febrero los proveedores administraron 1.749.949 vacunas, de las cuales 1.313.538 corresponden a la primera dosis y 436.411 fueron por la segunda inyección.

“La oferta claramente no satisface la demanda. Es pertinente que tengamos las segundas dosis disponibles para los proveedores que ya han administrado la primera dosis”, dijo la representante Bridget Kosierowski, miembro del Grupo de Trabajo del Caucus Demócrata de la Cámara.

La semana pasada, la secretaria de Salud ordenó a los centros de vacunación aplicar el 80% de las dosis dentro de los 7 días posteriores a recibirlas como medida para “aumentar la transparencia y la previsibilidad con las primeras dosis”.

Integrantes del equipo de trabajo conjunto entre el gobierno de Pensilvania y la Legislatura sobre el plan de vacunas contra el COVID-19 consideran que será necesario utilizar la brecha del tiempo adicional que permiten los CDC para garantizar el acceso a la segunda dosis.   

Translate »