Demócratas y republicanos fracasaron en la búsqueda de consensuar una reforma policial

Foto: Tw @CapitolPolice

El proyecto del presidente Joe Biden de reformar la policía pareció haber entrado en un cono de sombras tras el fracaso de las negociaciones en el Senado, lo que, en principio, lo hará incumplir una de sus promesas de campaña, hecho por el que responsabilizó a los republicanos.

El homicidio de George Floyd, asfixiado por un policía blanco el 25 de mayo de 2020 en Mineápolis, dio paso a una fuerte movilización en todo el país contra el racismo y las violencias policiales.

Aún así, demócratas y republicanos no alcanzaron un entendimiento en el Senado, después de meses de discusiones.

«No hemos logrado ponernos de acuerdo sobre una estrategia» a seguir para reformar el cuerpo policial, explicó el senador demócrata Cory Booker, al anunciar el fin de las negociaciones.

Biden, que había hecho de esta reforma una de sus prioridades, responsabilizó a los republicanos del fracaso.

«De manera lamentable, los senadores republicanos rechazaron modestas reformas, que incluso el expresidente (Donald Trump) respaldaba, negándose a actuar en puntos claves que la propia fuerza pública estaba dispuesta a discutir», criticó el mandatario en un comunicado.

Los republicanos replicaron a través del senador Tim Scott, para quien «tras meses de progreso, los demócratas desaprovecharon esta oportunidad para volver a barrios más seguros y mejorar la relación entre fuerza pública y comunidades de color».

Por su parte, el abogado Ben Crump, que representó a la familia Floyd y a otras varias víctimas de la violencia racial, expresó su “profunda decepción frente a la incapacidad de los líderes del Senado para encontrar una solución razonable para una reforma federal de la policía».

Y el titular de la organización de defensa de derechos civiles NAACP, Derrick Johnson, lamentó que después de “un año sin precedentes, los sindicatos de policía y políticos partidarios decidieron situarse del mal lado de la historia».

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, adoptó en marzo un proyecto de reforma de la policía que apuntaba a – entre otras cuestiones- la amplia inmunidad judicial de la que se benefician los oficiales.

El texto preveía también prohibir las llaves de estrangulación, limitar las transferencias de equipo militar a la policía y crear un registro nacional de agentes despedidos por abusos, entre otros puntos, pero se necesitaba el voto de una decena de republicanos para salvar el obstáculo del Senado.

Biden manifestó, aún con este cuadro, su esperanza de «un día firmar una reforma ambiciosa y global de la policía que honre el nombre y la memoria de George Floyd».

Translate »