Demócratas y republicanos contradicen a Trump por sus críticas a la votación por correo

Foto: Ted S. Warren

A lo largo del país, distintos estados han tomado la determinación de votar de esa manera para mantener el distanciamiento social. Ante las acusaciones del presidente de que contribuye al fraude, miembros de ambos partidos hacen caso omiso a sus amenazas y realizarán el sufragio de esa manera.

El presidente Donald Trump se ve envuelto nuevamente en una polémica, debido a que criticó con dureza el método de la votación por correo que están efectuando algunos estados para mantener el distanciamiento social debido al Coronavirus.

Los cuestionamientos del mandatario, que acusó a este sistema de permitir “el fraude” y “la trampa”, fueron tanto hacia gobernadores demócratas como republicanos, ya que son muchísimas las regiones donde se ha efectuado esta estrategia de cara a las primarias.

Lo curioso es que en esta ocasión hasta los propios miembros de su partido están haciendo caso omiso a los dichos de Trump, que no tiene ninguna posibilidad legal de contradecir a los estados en una decisión que es propia de ellos.

“No es un sistema perfecto, pero de ninguna manera posibilita un fraude escandaloso. La gente debe tener confianza en este sistema”, aseguró el secretario de Estado de Washington, Kim Wyman, miembro del Partido Republicano.

Es decepcionante que el presidente genere dudas en la población sobre la legitimidad de las elecciones. Está sembrando semillas de duda y eso es muy triste”, agregó el también republicano Tom Ridge, ex gobernador republicano de Pensilvania y secretario de Seguridad Nacional durante la presidencia de George W. Bush.

Como es de esperar, también varios referentes demócratas se han posicionado en contra de Trump, como el secretario de Estado de California, Alex Padilla, quien afirmó que “votar por correo es seguro”, y acusó al presidente de querer “preparar el escenario para cuestionar los resultados de las elecciones de noviembre”, los cuales “podrían no gustarles” a los republicanos.

Además de California, donde se espera que se realice la votación por correo, otros estados que se encuentran impulsando este método son Washington, Ohio, Texas, Nevada y Michigan.

Estos dos últimos fueron los que habían recibido las principales críticas del presidente, que hasta amenazó con efectuar recortes de fondos nacionales a esos estados si seguían adelante con su intención de sufragar por correo.

“El estado de Nevada piensa que puede enviar boletas electorales ilegales por correo. Eso va a crear un un gran escenario de fraude electoral para el estado y los Estados Unidos. Si lo hacen, creo que puedo retener fondos para ellos. No se debe hacer trampa en las elecciones”, había tuiteado el presidente, quien antes había realizado la misma advertencia hacia Michigan.

Translate »